María Pombo (25 años) y Pablo Castellano (33) se convertirán muy pronto en padres. La pareja dará la bienvenida a su primogénito el próximo mes de diciembre, una dulce espera que tiene lugar mientras ambos vuelven poco a poco a la normalidad tras un agridulce confinamiento, marcado por este feliz embarazo, pero también por la mala noticia sobre la salud de la influencer, que en mayo anunciaba que padecía esclerosis múltiple.

Noticias relacionadas

Con la futura paternidad, la relación entre Pombo y Castellano se convierte en una de las más consolidadas del papel couché. Su proyecto familiar toma forma a la vez que ambos viven un gran momento profesional, aspecto que sin duda les vendrá bien ahora que tendrán un retoño al que mantener.

Lo cierto es que la pareja puede presumir de contar con una próspera situación económica. A sus 33 años, Pablo Castellano es un destacado empresario que gestiona cuatro compañías diferentesJust in case S.L., consultoría fundada en 2016 junto a su hermano mayor, Jacobo; Casdepa capital gestión S.L., compañía dedicada también a actividades de consultoría empresarial de la que Pablo es administrador único; Grupo Hostelería Canino S.L., orientada a la asesoría y relaciones públicas de empresas; y Lakis Promociones Singulares S.L., centrada en la compraventa de bienes inmobiliarios.

Pese a que las cuentas de todo este tejido empresarial no son públicas, sí hay datos de otra empresa con la que Pablo Castellano está estrechamente vinculado y que da cuenta de la boyante situación del marido de María Pombo. Se trata de Arch & Array Hijos S.L., la empresa familiar administrada por Jacobo Castellano que en sus últimas cuentas publicadas recoge unas ventas de más de un millón de euros y un balance positivo de 42.263,03 euros.

Pablo Castellano administra cuatro sociedades y trabaja en su empresa familiar. Gtres

Esta compañía fundada en 2011 es la única que el empresario publicita en su perfil de Instagram, cuenta con tres empleados y está dedicada a las actividades de construcción, rehabilitación de edificios singulares y de reformas en viviendas y locales comerciales, tal y como consta en su página web.

María Pombo, por su parte, también gestiona su propia empresa, Pomride S.L., sociedad centrada en servicios relacionados con las tecnologías de la información y la informática. La influencer es administradora única de esta compañía creada en noviembre de 2017.

Las cuentas de la empresa no son públicas, pero es innegable que la joven empresaria ha conseguido hacer de su imagen un rentable negocio en torno al cual ha creado un imperio en el que gana miles de euros con sus publicaciones, su firma de ropa y su propio festival con ella como único reclamo publicitario. 

La pareja cuenta con una próspera situación financiera. Gtres

Las redes sociales, en concreto Instagram, son el negocio principal de María Pombo. En el último año, la joven ha visto cómo sus seguidores se han disparado hasta superar el millón y medio de seguidores. Una popularidad que ha ido in crescendo a raíz de su boda y por las polémicas en las que se ha visto envuelta, las cuales le han hecho protagonizar titulares y comentarios en redes.

Este creciente seguimiento también ha repercutido en los ingresos que recibe por cada publicación, que en la actualidad alcanzan entre 2.484 y 4.140 euros por post, según confirmaba a JALEOS la empresa especializada Influencer Marketing Hub.

A pesar de estas cifras orientativas, la repercusión alcanzada por Pombo le permite negociar tarifas individuales para los patrocinios que realiza con grandes firmas, por lo que las cuantías podrían ser aún mayores.

Pombo cuenta, además, con su propia firma de ropa, Name The Brand, una marca de la que la influencer ha hecho partícipes a sus seguidores, que escogieron el nombre de la empresa y podrán tener poder de decisión en las colecciones que vaya lanzando. Este es solo el último proyecto de María Pombo en el mundo de la moda, pues en 2015 fundaba junto a su hermana Marta (27) la marca Tipitent.

La inmersión de María en el ámbito textil ha sido todo un éxito y muchas de las prendas lanzadas por sus firmas se agotan en cuestión de minutos gracias a la gran plataforma publicitaria que su perfil de Instagram supone para sus millones de seguidores.

[Más información: María Pombo, en cifras: 1,3 millones de seguidores y 4.000 euros por publicación]