En agosto de 2019, el presentador Jorge Fernández (47 años) sorprendía a propios y extraños con un notable cambio físico. Mucho más delgado, el conductor de La ruleta de la suerte en Antena 3 confesaba haber perdido nueve kilos como consecuencia de un problema intestinal que le impedía asimilar los nutrientes. Más tarde, le informaban de que esa enfermedad recibía el nombre de Lyme. Ahora, casi un año después, Jorge, ya curado, se ha sincerado en su red social sobre los verdaderos motivos de la dolencia que ha padecido, esta vez apoyado en la opinión de médicos expertos que le han arrojado una luz esclarecedora

Noticias relacionadas

Fernández ha publicado un post en el que explica algunos detalles del problema de salud que ha sufrido durante los últimos años y cómo lo ha conseguido solucionar. Fernández ha tenido una intoxicación por mercurio, un problema que cada vez sufren más personas y de que no se habla lo suficiente. Algo que casi nadie conocía y que ahora el presentador ha querido contar, además de aconsejar a quienes también lo están sufriendo.

En el mensaje que ha colgado en sus redes sociales, Jorge explica lo que sigue: "Reflexiones sobre la salud integral mientras escribo y recopilo información para un post sobre la acumulación a lo largo de nuestros años de metales pesados (mercurio, plomo, arsénico, aluminio...) en nuestro organismo, y las consecuencias que nos pueden acarrear. Desafortunadamente (o no: mirando el lado positivo de todo lo malo, me ha servido para un largo proceso de aprendizaje), y hablando con doctores especialistas en este campo, que son muy pocos, he adquirido un poco de conocimiento al respecto y he experimentado en mi propio organismo las devastadoras consecuencias de la acumulación de mercurio". 

Y continúa explicando: "Muchísimas personas, conocedoras de mi situación, se están poniendo en contacto conmigo porque llevan muchos años con varios síntomas que terminan todos con el mismo diagnóstico: fatiga crónica, depresión, dispepsia funcional, colon irritable, anorexia, vértigos, insomnio, parestesias en miembros inferiores...y un largo etc... (unos cuantos de estos los he sufrido yo durante años). Y el problema es que la mayoría de la gente se queda jodida para siempre con ese mal diagnóstico y con toda su sintomatología. Yo me negué a aceptar esta mierda. Ningún médico os puede mandar a casa diciéndoos que tenéis fatiga crónica. Tenéis que buscar el por qué. ¡Siempre!". 

Él no lo dudó. Decidió formarse, informarse y plantarle cara, porque siempre hay un motivo, por muy guarecido que esté: "Porque en medicina siempre hay un por qué. Yo lo encontré porque no me di por vencido, no me rendí. Y un año después he terminado mis quelaciones intravenosas. Esto es que me han sacado el mercurio que poco a poco fui acumulando, mediante un quelante intravenoso que se llama EDTA (etilendiaminotetraacético)".

Y para todo aquel que sienta sus mismos síntomas, Jorge arroja luz: "Los metales pesados se acumulan principalmente de dos maneras. Aire que respiramos (difícilmente podemos hacer algo aquí), y mediante la ingesta de alimentos (lo peor son los pescados grandes como atún, emperador, caballa, pez espada...) Aquí sí podemos hacer mucho, y yo comí mucho atún rojo durante muchos años por ejemplo...¡Cuidado! Cuando recapitule toda la información, escribiré un post, porque desafortunadamente, cada vez empezaremos a escuchar más que nuestros males vienen porque estamos contaminados por metales pesados. Y nosotros ni siquiera nos lo imaginamos". 

Su mensaje de lucha en 2019

Jorge posando en 2019.

El año pasado, el presentador, sin dar el nombre de la enfermedad, aseguraba que se trataba de un trastorno intestinal por el que todo alimento que ingería se fermentaba en el estómago, de forma que no le era posible asimilar de forma completa los alimentos. Así se explicaba entonces: "Hoy quiero subir esta foto con un único objetivo: es una foto de esta misma mañana después de realizar un mini entrenamiento (ya que por una lesión de codo no puedo entrenar bien). Como os decía, el objetivo de esta foto, sin filtros, donde no salgo ni guapo (que no es lo que me importa, pero para que veáis que es muy real), es que toda esa gente que por la calle me dice que qué flaco estoy, que a ver si como algo, que me invitan a un buen cocido, etc... ¡vean realmente cómo soy y como estoy!"

"Es cierto que he perdido 8 o 9 kilogramos en este último año debido a un problema digestivo que me está costando mucho solucionar. Estoy en las mejores manos posibles y espero que, en breve, pueda asimilar la cantidad de nutrientes necesarios para volver a mi peso real. Cuando tienes el sistema digestivo afectado, tu sistema inmune baja. El 80 por ciento de tu bienestar pasa por tu salud intestinal, y si no la tienes, difícilmente estarás bien en el resto de aspectos. Esto sólo lo pueden corroborar los o las que han pasado por algo así". 

Y remataba: "No ayuda mucho por lo tanto a la salud mental y a la preocupación que me genera mi pérdida de peso, que la mayoría de la gente, sin conocerme, me pregunte que qué me pasa, me diga con el morro retorcido eso de: '¿Qué flaco estás, no? ¡¡¡Come algo!!! Al final del día, creedme, que llega a hartar. Y claro, tampoco es cuestión de ir uno por uno explicando que llevo más de un año con trastornos intestinales y que por mucho que coma la comida se fermenta en el estómago y no va donde tiene que ir...".

[Más información: La enfermedad de Jorge Fernández por la que ha perdido nueve kilos]