Marisa Jara (40 años) está feliz y enamorada de nuevo. Hace unos días, acudió junto a un 'misterioso' hombre a un acto público y ahora se conoce su identidad y la naturaleza de la relación que los une. Se llama Miguel, es asesor inmobiliario y la modelo no puede estar más exultante a su lado. Llevan poco más de medio año de relación, pero el suficiente para darse cuenta de que lo suyo es amor auténtico y que desean sellarlo hasta con un hijo en común. 

Noticias relacionadas

Tal y como apunta la revista ¡HOLA!, Marisa se fijó en Miguel en la Feria de Abril del año pasado cuando los presentó un amigo en común y, desde entonces, no se han separado ni un solo día. Miguel, que aporta a la relación un hijo de una anterior pareja, es todo gestos de cariño y protección hacia Marisa.

Marisa Jara junto a su nueva pareja, Miguel. Gtres

Fue en la presentación de la premier de La lista de los deseos, película protagonizada por María León (35), Victoria Abril (61) y Silvia Alonso (30), cuando Jara y su novio hicieron su primera aparición pública en un photocall. Lo cierto es que Marisa está en un momento excelso de su vida: vuelve a la interpretación, a sus proyectos como diseñadora y, además, las noticias de su enfermedad no pueden ser más halagüeñas

A la también modelo curvy no le importa que Miguel y ella solo lleven seis meses de relación, Marisa quiere ser madre de nuevo: "¿Por qué no?. Dicen que tres meses juntos de confinamiento son como dos años". Y explica en la citada publicación que es consciente de sus 'limitaciones': "Habiendo pasado por un cáncer de útero y las operaciones que he tenido, que también tengo endometriosis, es complicado. También tengo cuarenta años y, para mí, no es fácil". En lo que respecta a la situación actual de su enfermedad, Marisa explica: "Estaba un poco asustada durante el confinamiento porque no pude hacerme los controles, pero los he hecho y, aunque me van a dar los resultados ahora, todo tiene muy buena pinta". 

Marisa y su lucha contra el cáncer

Fue en octubre de 2018 cuando la enfermedad llegaba a la vida de Marisa Jara: tenía que ser intervenida de urgencia en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz para extirparle un tumor cercano al colon. Se trataba de una difícil operación en la que los facultativos le quitaron parte del intestino grueso y el colon.

Así hablaba de la enfermedad días después: "Me ha cambiado la vida totalmente. Sí que es verdad que vives la vida de una manera u otra como los locos, vas haciendo tu vida pero sin darle importancia y ahora es como que vives la vida de otra manera. Yo la vivo con más ilusión. Soy más fuerte. Tengo más fuerza y estoy más ilusionada en cualquier cosa. Cualquier cosa que haga la disfruto mucho más y creo que el ser humano no sabe lo fuerte que es hasta que ser fuerte es tu única opción. La verdad es que ha sido tremendo, un golpe muy duro en mi vida pero tampoco lo veo tan negativo. Ahora creo que lo veo como algo incluso positivo". En febrero de 2019 volvían los problemas: tenía que volver a ser intervenida para extirparle un mioma en el útero que le producía numerosos dolores. 

Lo cierto es que la vida de Marisa no ha sido fácil. En mayo de 2017 Jara publicó el libro La talla o la vida, en el que relató su calvario con la comida y los cánones de belleza esclavos que reinan en el mundo del modelaje. La moda era su sueño pero cuando llegó a ella, empezaron las sombras: "Mi vida era un constante dilema entre mis problemas de peso y mi relación con la comida: siempre tenía hambre, pero también quería salir en las páginas de Vogue… si quería seguir trabajando al mismo nivel, estaba claro que necesitaba ayuda, pues mi ansiedad estaba constantemente al acecho. Ser modelo y atiborrarse de comida a la mínima oportunidad no eran compatibles. No podía pretender comer de la misma manera y al mismo tiempo mantener una talla 36".

Sin ser consciente de ello, la bulimia nerviosa entró en su vida. Empezó a ingerir alimentos en exceso, y de forma recurrente, para después provocarse el vómito. "La obsesión por perder peso me atormentaba constantemente y pensaba que, si vomitaba todo lo que había comido, no engordaría. Pero estaba muy equivocada, a pesar de eliminar de mi cuerpo lo que había ingerido, seguía engordando". Fue entonces cuando Marisa Jara empezó a sentirse muy débil y a sufrir desmayos en los castings producidos por bajadas de tensión y azúcar. "También empezó a caérseme mucho el pelo. Aquellas deficiencias nutricionales afectaron también a mis uñas, que empezaron a volverse quebradizas y blandas".

Después de haber desfilado en las mejores pasarelas del mundo con las mejores marcas, Marisa Jara hoy está centrada en su nueva faceta como modelo curvy. Una profesión que compagina con su firma personal de joyería Jade Jara y su blog en El Mundo. La modelo ha estado casada en dos ocasiones: la primera con el empresario Chanté Gómez y la segunda con Manuel Vittorio. Otras parejas conocidas han sido el bailarín Joaquín Cortés (51) y el cantante Manu Tenorio (45).

[Más información: Marisa Jara vuelve a desfilar tras su operación: "He vuelto a nacer"]