Lydia Lozano (59 años) y su marido Charly están de celebración. Acaban de cumplir 30 años de relación y no han dudado en festejarlo por todo lo alto con una romántica cena por el centro de Madrid. Sin duda alguna, forman uno de los matrimonios más estables del panorama nacional. La pareja presume de que su amor sigue igual de vivo que el primer día, pese a todos los obstáculos que han tenido que sortear. Ambos disfrutaron de una agradable cena para dos en la que pudieron charlar y compartir confidencias. Están felices y gozan de una gran estabilidad. Hace unas semanas, Lydia confesaba que el año que viene desea casarse de nuevo junto al hombre de su vida. 

Noticias relacionadas

Además de por su historia de amor, Lydia y Charly tienen otra importante razón que festejar: la buena salud de la que goza el arquitecto. Cabe recordar que en febrero de 2019 el marido de la colaboradora de Sálvame se sometía a una operación de hernia lumbar. El arquitecto fue intervenido en el Hospital Ruber Juan Bravo de Madrid y Lydia no se separó de él en ningún momento. Fueron días complicados, y un postoperatorio arduo. 

Lydia Lozano y Charly saliendo del restaurante. Gtres

Ahora, parece que todo eso quedó atrás a la luz de las imágenes de la cena romántica que ha compartido con su mujer. Charly se muestra totalmente recuperado y luce un aspecto impecable con una ágil movilidad. Siempre respetando el trabajo de su mujer, Carlos García-San Miguel y Rodríguez de Partearroyo, su nombre real, se alejaba de las cámaras a la salida del restaurante, dándole su lugar a Lydia. Siempre en la sombra, pero sin separarse de su esposa. 

Aniversario, ¡qué maravilla!

Sí, 30 años. Lo que pasa es que mañana tengo trabajo, ayer ya lo celebré. 

¿Qué balance hace?

Pues nada, que no me gusta dar consejos, pero lo mejor es casarte con tu mejor amigo y hacer unos viajes estupendos con alguien que sepa viajar porque eso es fundamental. Él tiene más valor que yo, aguantarme a mí tiene mucho mérito.

¿Se casaría de nuevo con Charly?

Desde luego, ¡después de 30 años...! 

Charly se mantiene en un segundo plano

A mí me encanta que sea así, se lo respeto. Yo le digo que soy periodista, pero yo lo comprendo. Yo hablo de Charly en un programa como es Sálvame, es normal, pero me encanta que no pose en un photocall.

Charly, totalmente recuperado de su hernia. Gtres

Él ha estado siempre al lado de Lydia en los mejores y también en los peores pasajes de su vida personal y profesional. Siempre a su sombra, ha entendido y respetado el trabajo de su mujer, aunque en los últimos meses la propia periodista ha reconocido que, ante la reapertura del 'caso Ylenia', su marido le pidió que abandonase el programa de Telecinco. No siempre lo ha tenido fácil Lydia, pero en casa lo esperaba él, su marido. Su apoyo, su bastón. En varias ocasiones ha sostenido que a él no le gusta aparecer en televisión ni en ningún medio de comunicación. Por eso evita nombrarlo y exponerlo. No obstante, no siempre lo ha conseguido. 

Respetuoso con la profesión de su mujer, Charly ha hecho su vida en paralelo. Tan solo en diciembre de 2018 apareció. por sorpresa, por primera y única vez en un plató de televisión. Como es lógico, fue en SálvameCharly decidió que era un buen día, y una buena causa, porque su mujer celebraba su cumpleaños. Con la ayuda de los compañeros de Lydia, que ejercieron de cómplices, Charly se presentó con un ramo de flores y una tarta. Hasta ahí duró su debut en televisión. 

Charly es un arquitecto que vive completamente ajeno al barullo mediático de su mujer. "Charly es todo, con él me ha tocado la lotería", ha llegado a asegurar Lydia en más de una ocasión. Siempre que su profesión se lo permite, el único hombre en la vida de Lydia se ocupa de la intendencia del hogar mientras ella trabaja en televisión. Saca al perro que tienen en común, arregla los desperfectos de la casa y espera la llegada de su esposa.  

Lydia Lozano y su marido se casaron en junio de 1990. Ambos se conocieron mientras Lydia mantenía una relación con un amigo del que luego sería el amor de su vida. "Yo salía con un amigo suyo, pero la relación no estaba bien. Fuimos a cenar a casa de la familia de Charly y él abrió la puerta, con unos pantalones y unas zapatillas verdes. Me llamó al día siguiente para quedar... y hasta hoy", contó en una ocasión.

En junio de 2015 celebraron sus bodas de plata en un espectacular enclave de ensueño. Lydia y Charly bloquearon la terraza de un exótico y exclusivo restaurante de Madrid. En él ambientaron y simularon el destino al que el matrimonio se escapa siempre que puede: Bali. Forman una de las parejas sentimentales más sólidas de la televisión y siempre se han apoyado el uno sobre el otro en los buenos, pero, sobre todo, en los malos momentos. Como cuando en febrero de 2019 Charly tuvo que ser operado de una hernia lumbar. "Charly está bien y le he dicho de todo. Un besito y no te muevas mucho. Yo soy periodista, y hacer una cura me parece una prueba de amor", aseguraba en su programa, emocionada. Él y su madre son su mayor ocupación y preocupación.

[Más información: Lydia Lozano y su marido Charly, 30 años de amor: un sólido matrimonio unido ante la adversidad]