Este pasado fin de semana, las principales calles de Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas se llenaban de coches en caravana en la que era la primera manifestación convocada por Vox en muchos meses. El motivo de la multitudinaria quedada entre personas de la misma tendencia política era protestar contra el Gobierno presidido por Pedro Sánchez (48) en lo que ellos mismo llamaron "marchas de la libertad".

Noticias relacionadas

Pero entre los manifestantes, un nombre propio sobresalía -literalmente- de la masa. A una altura en el Paseo de la Castellana de Madrid, una mujer de melena rubia, con gafas de sol y vestido palabra de honor sacaba medio cuerpo de un coche descapotado y gritaba: "¡Viva Vox!". 

Oriana gritando: "¡Viva Vox!"

Esa persona no era otra que la televisiva Oriana González (28). Pero, ¿quién es en realidad Oriana González, a la que muchos han bautizado como la nueva musa de Vox y a la que las redes sociales han linchado por su postura "completamente incongruente"? El nombre de Oriana llegó a la vida pública tras presentarse como pretendienta en el programa Mujeres, hombres y viceversa en el año 2013, presentado entonces por Emma García (45) y emitido en Telecinco.

Sin embargo pocos saben que un año antes, en el verano de 2012, González ya había tenido su primer contacto con la tele cuando protagonizó un momento surrealista al ser invitada por Abraham García (29) al chalé donde se estaba grabando la primera edición de Gandía Shore para MTV. Ahí fue humillada y vapuleada verbalmente por Ylenia Padilla (31). Oriana aquella noche acabó llorando

Su lengua afilada para descalificar a sus compañeras de bancada en el dating show y el interés que despertó en la audiencia la llevaron hasta el trono -en varias ocasiones- y de ahí a su primer reality: Supervivientes. En el año 2014, la joven aceptaba concursar en el programa más extremo de Telecinco pero tan solo duró 72 horas en los Cayos Cochinos y abandonó voluntariamente.

Oriana Marzoli en una imagen de su Instagram.

Años después, volvería a la isla como fantasma del pasado y la duración de su participación fue de 12 horas. Como colofón, la productora Zeppelin y la cadena volvieron a brindarle una oportunidad de oro para que concursara en la edición más vista de Gran Hermano VIP, la sexta. Oriana firmaba su participación un jueves y dos días después, sábado por la noche, decidía, entre lágrimas, romper con todo y salir de aquella casa. 

No sucedió lo mismo en los tres realities seguidos -según ella, un logro que aún nadie ha logrado superar- en los que participó en Chile. Entre programa y programa español, Oriana se enroló en Amor a prueba, ¿Volverías con tu ex? y Doble tentación. Del primero de ellos se fue, pero la producción le pidió volver y aceptó. El segundo tuvo doble premio para ella: no solo ganó en la final sino que encontró a uno de los grandes amores de su vida, el argentino Luis Mateucci (31). En el tercero, la dirección consideró que por su salud mental -tras reventar puertas con una silla y vallas de madera en descarnadas discusiones con su pareja- lo mejor era expulsarla disciplinariamente.

En los últimos tiempos, la colaboradora, que atesora casi dos millones de seguidores tan solo en su cuenta de Instagram, no ha tenido ningún miedo a la hora de mostrar sus tendencias políticas en las redes sociales. Este sábado se convertía en la protagonista viral de un vídeo donde gritaba voz en grito: "¡Viva Vox!". Desde aquel momento, muchos de sus seguidores han afeado su comentario y todos le han recordado sus orígenes latinoamericanos, esos que a menudo le acusan de querer olvidar. Oriana González Marzoli, -también estos días se ha puesto en duda que su segundo apellido sea ese tras mostrar un documento médico donde aparecía escrito Oriana González Palacios- es hija de dos venezolanos y ella misma nació en Venezuela. 

"Nací en Caracas, Venezuela. Con 3 ó 4 años mi familia y yo nos fuimos a Margarita -la isla de los ricos venezolanos-. Estuve en el colegio de monjas de 'La Consolación'. Ahí estuve hasta los 12 años. Yo sólo iba del cole a mi academia de tenis, que entrenaba en el Hilton, y de ahí a mi casa. No es como las niñas de 12 años de ahora, que están superavanzadas y bailan twerk", comentaba en un vídeo en su canal de Mtmad. 

Oriana presume de su nacionalidad italiana por tener un abuelo romano. Una mezcla cultural entre Sudamérica y Europa que sus followers le reprochan por la animadversión pública que los militantes de Vox sienten por los extranjeros que viven y trabajan en España. Para dar un toque más de gasolina al fuego, González Palacios ha publicado un vídeo donde quería dejar clara su postura pro Vox y anti Gobierno de coalición. 

A pesar de su teórico deseo de rectitud, responsabilidad y buena gestión para salvar vidas y pequeñas y medias empresas, Oriana se ha saltado el confinamiento en innumerables ocasiones desde que se decretara el estado de alarma sanitaria el pasado 14 de marzo por la crisis del coronavirus.

Hace dos semanas, la tertuliana se hizo un test rápido y al dar negativo decidió que lo mejor era ir a tomar el sol y darse un baño a la piscina de unos amigos. Este sábado, tras gritar "¡Viva Vox!", se reunía con otros tantos en un piso de Madrid, estando aún la capital de España y toda la Comunidad en fase cero, es decir, con la prohibición expresa de reuniones familiares en domicilios y lugares públicos. 

[Más información: Oriana Marzoli se salta el confinamiento tras dar negativo en un test rápido de Covid-19]