"Tamara es dulzura, transparencia, alegría y sensibilidad". Esos son algunos de los sustantivos que el empresario y bodeguero Carlos Falcó atribuía a su hija mediana, Tamara Falcó Preysler (38), único fruto nacido de su breve pero intenso matrimonio con Isabel Preysler (69). Esos son los valores mínimos, debió de pensar el aristócrata, que debía tener la persona idónea para ostentar el marquesado de Griñón, el título nobiliario que ha legado en Tamara, convirtiéndola en la nueva marquesa de Griñón.

Noticias relacionadas

Así se ha conocido este miércoles 6 de mayo, un mes y medio después de la inesperada muerte de Carlos Falcó a los 83 años a causa del coronavirus. Tamara Falcó será quien herede esta ilustre distinción familiar que los Fernández de Córdova y Álvarez de las Asturias-Bohórques recibieron de manos de la reina Isabel II en 1862, según ha informado ¡HOLA!.

Portada de la revista '¡HOLA!'.

La revista de cabecera de los Falcó-Preysler lleva hasta su portada a una muy joven Tamara con una fotografía famosa para quienes siguen las andanzas del célebre clan desde hace años a través del que ellos mismos han llamado "su álbum de fotos familiar". El espectacular retrato data del año 2007, momento en que Falcó, con tan solo 25 años, viajó a París para posar con fantásticos trajes de noche y espectaculares joyas de Chaumet en el impresionante museo de esta firma de joyería en la Place Vendôme parisina. Sobre su cabeza, una hipnótica tiara de la que ahora JALEOS ha obtenido todos los datos.

Se trata de la Chaumet Pansy Tiara. La tiara de la Flor del Pensamiento de Chaumet es un diseño de Jean Baptiste Fossin cuyo origen de creación se estima tuvo lugar en 1850. Esta pieza de joyería simboliza el recuerdo, la remembranza o los pensamientos, pues su nombre proviene del francés pensée. Puede evocar a un sentimiento de romanticismo, pensamientos ("pensando en ti"), pues los recuerdos han sido utilizados regularmente en diseños de joyas, especialmente durante las épocas victoriana y eduardiana, cuando el lenguaje de las flores era muy popular.

La tiara de los pensamientos de Chaumet. Chaumet

Y aunque pudiera parecer que sí -por tiaras como las existentes en el joyero de pasar de las reinas de España- no es la flor un elemento demasiado popular en el universo de las tiaras, lo que hace que la Chaumet Pansy Tiara destaque de entre las demás tiaras florales de diamantes. Esta tiara presenta tres flores de pensamiento con follaje circundante y está realizada en pavé de diamantes, plata y oro. Las tres flores grandes son desmontables y se pueden usar como tres grandes broches. 

Y debía ser aquello una tendencia temporal en tiempos de valiosas joyas, pues sucede exactamente lo mismo con la tiara floral del lote de joyas de pasar que actualmente tiene como propietaria temporal a la reina Letizia (47). La tiara Floral, la que Franco regaló a la entonces princesa Sofía de Grecia (81), es una pieza multiusos: la primera vez que la emérita Sofía la mostró fue en forma de gargantilla en la gala previa a su enlace matrimonial.

La infanta Cristina (54) también se la puso el día de su boda con Iñaki Urdangarin (52) sujetando su velo nupcial. Pero sin duda alguna, quien más veces la usado ha sido la reina Letizia: no solo en recepciones sino en bodas reales o en visitas de Estado.

La reina Letizia con la tiara Floral.

La tiara que Tamara Falcó luce en la imagen donde se anuncia que será la nueva marquesa de Griñón es un ejemplo de la alegoría de temas de romance y naturaleza producidos durante la época en la que Jean Baptiste Fossin era dueño de joyería francesa. Esta tiara, además, aparece listada como parte de una colección privada. En el libro Tiara de la autora Diana Scarisbrick se acredita que es propiedad de la Excelentísima Señora Hastings-Bass. Pese a todo, la pieza de Chaumet se suele ceder para exposiciones y sesiones fotográficas de alto nivel, como el caso de Tamara Falcó

Tamara y Carlos Falcó

Tamara Falcó en la piscina interior de su casa de Puerta de Hierro.

Carlos Falcó y Fernández de Córdova, quinto marqués de Griñón y Grande de España, murió el viernes 20 de marzo a l os 83 años de edad en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid tras varios días de ingreso por dar positivo en Covid-19. De sus tres primeras esposas -se casó cuatro veces- nacieron cinco hijos. En las últimas voluntades del malogrado empresario, de hecho, se recoge específicamente que el título de Grandeza de España y el marquesado de Castell-Moncayo vaya a parar a su hijo mayor, Manuel, y el marquesado de Mirabel recaiga sobre su hija Xandra

Con todos ellos mantenía una relación muy estrecha. Con los dos mayores, Manuel y Xandra, incluso también le unía un vínculo laboral. Pero su debilidad siempre fue Tamara. Ahora se conoce que la más popular de todos sus vástagos ostentará el título de marquesa de Griñón y, de alguna manera, ella, sorprendida tras la apertura del testamento, ha querido agradecer a su padre el gesto lanzándole un mensaje. "Gracias Papi por dejarme el legado más bonito que se le puede dejar a una hija: tu amor", ha escrito junto a la instantánea donde aparece posando en  la piscina interior de su casa de Puerta de Hierro junto al libro Entender de vino, escrito por el propio Carlos Falcó

[Más información: Carlos Falcó, marqués de Griñón, el empresario que buscaba "unirse a una mujer"]