Si algo ha traído el confinamiento es ir conociendo el interior de las casas de los famosos. Este miércoles ha sido el turno del actor y director Santiago Segura (54 años) que está de promoción con su película Padre no hay más que uno 2. El conocido artista ha entrado por videollamada en Espejo Público. Tras unas preguntas iniciales, desde plató decidían pedirle que mostrara algunos rincones de su estudio. El padre de Calma (12) y Sirena (6) ha enseñado, entonces, algunos de los detalles más curiosos de su hogar.

Noticias relacionadas

Entre los diversos elementos que posee Segura en su refugio, el cineasta ha mostrado unas figuras en 3D de distintas personalidades referentes del mundo artístico, como Fredy Mercury, que decoran los rincones a su alrededor. Del mismo modo también le ha contado a la presentadora los hobbies que lleva a cabo en cada estancia de la casa y qué aficiones está descubriendo durante el confinamiento.

Santiago Segura en su videollamada con 'Espejo Público'.

Muchos admiradores de los artistas siempre han querido saber dónde guardan los trofeos y premios los rostros conocidos. De hecho, hay todo tipo de historias curiosas y algunos actores que han confesado que guardan sus Oscar en el cuarto de baño. La propia Emma Thompson (61) explicaba que los tenía en el váter porque cree que es el único sitio donde quedan bien.

Santiago Segura no guarda un Oscar, todavía, pero hay algo muy especial en un lugar muy curioso de la estancia. Aprovechando el título de la película que estaba promocionando en ese momento, el director ha mostrado dónde tiene ubicadas las cenizas de su padre en su lugar de trabajo. Este fallecía de un cáncer, y supuso una terrible pérdida para el intérprete de Torrente. El actor ha enseñado la bolsa de las cenizas de su padre y que mantiene sobre una estantería, algo que ha sorprendido a los colaboradores del programa.

Susanna Griso (50), sus colaboradores y algunos de los presentes en el plató intentaban preguntar a Santiago Segura por qué no las tenía en una urna y presidiendo un salón o algún rincón más vistoso de la estancia y no en una estantería repleta de libros, películas y elementos decorativos de todo tipo. Sin embargo, el humorista no ha dado más explicaciones al respecto y solo ha añadido un escueto: "Es que no se pueden esparcir por ahí".

Lo cierto es que para muchas personas los fallecidos se convierten en un gran bastión, en una inspiración de buena suerte, en un alma de protección y los guardan en los lugares más insospechados para otros que no comparten su visión: habitaciones, baños, e incluso en el maletero de un coche para que les proteja y acompañe siempre.

En la misma conexión con Espejo Público, Segura ha narrado una curiosa anécdota que también es muy tierna y familiar. Griso y el cineasta estaban comentando la nueva película que promociona y cómo ha cambiado de registro respecto a Torrente, ya que Padre no hay más que uno está dirigido a todos los públicos y más a los pequeños de la casa: "El otro día, yo iba caminando por la calle y una señora iba con su hija y no paraban de mirarme, y la madre le decía a la pequeña, 'sí hija, es él', y se me acercaron dos niñas y me abrazaron las piernas". Un episodio que enterneció por completo a la presentadora.

[Más información: La enfermedad de Santiago Segura por la que no conoce el silencio]