Antes de alcanzar la fama y el éxito con Torrente, además de participar en concursos de televisión para conseguir dinero para financiar sus primeros proyectos, Santiago Segura (52 años) encadenó todo tipo de trabajos. Uno de ellos fue de lo más llamativo: doblador de películas para adultos.

Noticias relacionadas

El director lo recordó anoche en La noche de Rober, donde rememoró el 'accidente laboral' que tuvo entonces. "No comprendía muy bien cómo iba la respiración. Cuando haces el amor y jadeas, te estás moviendo. Pero si jadeas quieto parado, hiperventilas y te puedes desmayar. Una compañera muy amable me dijo que no me lo tomara tan a pecho".

Santiago Segura junto a Rober durante el programa.

Segura, que aseguró que se metió en la academia de doblaje porque "se salía con trabajo", contó que volverá al teatro próximamente con José Mota (52) y Florentino Fernández (45). "Se llama Dos tontos y yo. Es una gira por teatros de España en el que los tres intentamos hacer reír al público. Es como un congreso humorístico".

Por otra parte, Rober le recordó que Guillermo del Toro (53) tuvo un guiño con Torrente en La forma del agua.  "Sí, el malo hacía el monólogo de Torrente que dice que hay dos tipos de hombres: los que se lavan las manos antes de mear o después. ¡Pero no me puso en los agradecimientos! ¡Cuando iba a estar yo más cerca del Oscar!", rió en el programa. 

[Más información: El mal gesto de Almodóvar con Santiago Segura: "El gordo, al final"]