María Lapiedra (35 años) y Gustavo González (54) ya son padres de su primera hija en común, Mia. La exactriz ha ingresado este viernes en la Clínica Dexeus de Barcelona para dar a luz a su hija, la primera fruto de su relación con el colaborador de Sálvame. Muy amables, María y Gustavo atendían a las cámaras a su llegada al hospital y confesaban que estaban deseando tener a su bebé en brazos. Finalmente, así ha sido. El alumbramiento estaba programado precisamente para este 24 de abril.

Noticias relacionadas

Al final de las 20:30 horas de la tarde, un emocionado Gustavo ha conectado en directo con el programa Sálvame a la puertas de la clínica para dar 'el parte' de cómo ha transcurrido el parto. "Estoy cansado, pero tengo un subidón grande por los emociones. Es el único día que he tenido nervios, anoche no podíamos dormir ni María ni yo. Hemos dormidos dos horas. Pensábamos que íba a nacer antes, ha sido muy bonito. Cuando el médico me ha dicho que si quería ver... He podido cortar el cordón y ha sido muy emotivo. Afortunadamente, se parece a su madre". María "está muy bien, no le han tenido que dar ni puntos". 

"Me he comido a besos a María durante el parto y me he comido a besos a Mia cuando ha nacido", ha confesado Gustavo al borde de la lágrima. Además, ha confesado que ha hablado con sus hijos: "A los primeros que le he anunciado el nacimiento ha sido a mis hijos y me han dado la enhorabuena. Estoy seguro que esta niña va a ser un nexo para que nos acerquemos mis hijos y yo". 

Lapiedra llevaba varios días con contracciones y con una dilatación de cuatro centímetros, algo que sumado al estado de confinamiento le había molestado sobremanera en el último tramo del embarazo. De lo más sonrientes, Gustavo y María confirmaban que el parto iba a ser natural y que estaban de lo más tranquilos. Hace tan sólo unos días, María reconocía que llevaba una semana esperando el parto, pues en un principio le habían dicho que 'salía de cuentas' el 9 de abril. Además, ha tenido varios momentos en los que parecía que la pequeña iba a nacer pero al final solo han sido "falsas alarmas".

El aborto que sufrió en 2019 

En junio de 2019 María Lapiedra sufrió un duro bache emocional tras perder a su bebé en su primer mes de embarazo. El propio Gustavo fue el encargado de dar a conocer la noticia y aseguraba que este suceso les dejó hundidosLa pareja pasó por uno de los momentos más difíciles de su vida y la exactriz incluso llegó a sufrir una gran depresión. 

El paparazzi y la catalana estaban muy ilusionados con la llegada de este pequeño, hasta el punto de que días antes de sufrir este aborto natural la pareja había viajado hasta Barcelona para celebrar el embarazo con la familia de María. A esto se une que la exactriz ya había informado de su embarazo a sus hijas (fruto de su anterior relación con Mark Hamilton), y las pequeñas estaban entusiasmadas con la llegada de un hermanito. Lo cierto es que desde que hicieron oficial su relación, la pareja ha mostrado su deseo de ser padres.

Así comenzó su relación

La relación entre Gustavo González y María Lapiedra se hizo pública en diciembre de 2017, cuando el paparazzi confesó que se separaba de la que había sido su mujer durante 30 años para comenzar una relación pública con la catalana (la pareja ya llevaba 8 años manteniendo un romance secreto). Así, el colaborador de Sálvame rompía de manera definitiva con Toñi, la que había sido su mayor apoyo durante años y con quien tenía cuatro hijos en común: Gustavo, Guillermo, Gonzalo y Gorka.

No obstante, la relación entre María y Gustavo ha estado llena de altibajos, y solo un año y medio después de hacer este anuncio, la pareja se separaba asegurando que no estaban bien. "No soy buena para él", explicaba la catalana. En ese momento protagonizaron un duro cruce de acusaciones en varias revistas y en programas de televisión. Sin embargo, semanas después salió a la luz que la pareja volvía a estar junta después de hacer público que habían pasado un fin de semana juntos en Zurich. Desde entonces, se han mostrado unidos y felices. 

[Más información: La exindependentista María Lapiedra no se atrevió a ir a una fiesta en Barcelona por temor a los actos vandálicos]