La ruptura sentimental entre Alejandra Rubio (19 años), la hija de Terelu Campos (54), y Álvaro Lobo (26) era un secreto a voces en los medios de comunicación hasta que, finalmente, se publicó. Entonces, sorprendió que ninguna de las partes reaccionara de modo alguna ante la información. Hubo silencio hasta que hace unos días la nieta de María Teresa Campos (78) salía al paso en su Instagram ante las insistentes preguntas de sus seguidores. Confirmó la ruptura: "Las relaciones se acaban y la vida sigue, cada uno teníamos vidas distintas, teníamos que crecer mucho profesionalmente y ya está. Felices".

Noticias relacionadas

La joven reconocía así que, sí, había estando evitando abordar el tema: "Simplemente he estado evitando el tema, me ha apetecido decirlo ahora y no pasa nada". Y zanjaba la cuestión con una frase significativa: "Así que yo estoy muy bien y él supongo que también". Tras estas declaraciones, faltaba preguntarse: ¿cuál es la versión de Álvaro? Este ha posteado en su red social unas enigmáticas palabras: "Hablan, hablan y hablan... yo solo preparándome para lo que viene. #solomusica". 

Estas palabras vienen a secundar la información que maneja JALEOS ha podido conocer que el Dj ha tomado una importante y drástica decisión al respecto: mantenerse en un férreo silencio y seguir con su vida"No piensa hablar nunca públicamente de Alejandra ni de la ruptura", se aclara a este medio. Ni para bien ni para mal, él va a callar de motu proprio. No le gusta el mundo de la televisión ni de los medios y no quiere pertenecer a él. "Y eso que en este tiempo le han ofrecido exclusivas bien pagadas en revistas y medios, pero tiene claro cuál es su línea", se hace ver. No en vano, ha pertenecido a una de las sagas familiares y televisivas más conocidas del país: las Campos.

Él sabe del interés que su ruptura despierta, pero prefiere rehuir ese terreno mediático. Desea Álvaro seguir con su profesión de Dj y, aunque la fuente a la que ha tenido acceso este periódico afirma que "no acabaron demasiado bien", "le desea lo mejor a Alejandra aunque no tengan contacto". No en vano, han sido dos años de relación, y eso parece pesar más para Lobo que las disputas que hayan tenido en el último tiempo. Eso sí, se hace ver que "él está muy dolido por cosas", pero no utilizará ninguna plataforma para contarlo. 

Tras conocer la noticia muchos se preguntaron cuál era el motivo real de esta. Se publicó que la razón estaba en una supuesta nueva ilusión de Alejandra con Suso Álvarez (26). En ese momento, a este medio se desmintió esa información: nada que ver, ellos se llevan bien, tienen feeling como amigos, pero nada más. "No ha habido terceras personas", se dejaba claro. Se apuntaba más a un desgaste de la relación, y, sobre todo, "a etapas distintas", como más tarde ha terminado reconociendo la propia Alejandra.

También se aseguró entonces que Lobo no vio demasiado bien la nueva exposición pública de Rubio. Y es que, a pesar de que se negaba a reconocer su participación en el mundo del corazón, Alejandra se ha convertido en un nuevo rostro de los programas de televisión y las revistas, por lo que cualquier novedad en su vida se convierte en noticia. Es el peaje que ha de pagar y su incursión en la televisión es un hecho desde que fichara como colaboradora de La isla de las tentaciones y en la actualidad acompaña a su madre y su tía Carmen en Viva la vida. Rubio desea continuar con la estela familiar. 

Dos años de amor

Alejandra y Álvaro Lobo en una imagen de archivo.

Alejandra Rubio y Álvaro Lobo han mantenido dos años de discreta relación sentimental. El joven DJ ya se encontraba en su vida cuando la única hija de Terelu alcanzó la mayoría de edad. De hecho, en la espectacular fiesta de cumpleaños que su madre le organizó por su mayoría de edad, Lobo fue el encargado de poner el toque musical. Juntos, además, han sido compañeros en una famosa discoteca de Madrid. Ella sigue realizando las funciones de imagen y relaciones públicas y él sigue poniendo la música como DJ residente cada fin de semana.

Pronto se fueron a vivir bajo el mismo tocho a un piso ubicado en el barrio de Malasaña, dejando así el tríplex que Alejandra compartía con su madre en el municipio madrileño de Aravaca. A pesar de su quiere amoroso, Alejandra y Álvaro parecen mantener aún hoy muy buena sintonía, a tenor de las últimas imágenes donde se les podía ver juntos y conversando. 

En este tiempo de separación, Lobo sigue manteniendo su postura firme del silencio y Alejandra, por su parte, está más expuesta que nunca. No solo fichó como colaboradora del debate de La isla de las tentaciones sino que además ahora es tertuliana del programa Viva la vida los sábados, junto a su madre, para comentar el reality Supervivientes. Entre tanto, muchas voces han hablado sobre un posible romance entre la joven y el exconcursante de Gran Hermano Suso Álvarez (27). Por el momento, ambos lo niegan aunque es un hecho que cuando han compartido plató en Telecinco se han mostrado divertidos y cómplices. ¿Nuevo romance a la vista?. 

[Más información: Alejandra Rubio desvela el verdadero motivo de su ruptura con Álvaro Lobo]