David Bustamante (37 años) lleva meses muy callado desde que en Navidad terminó la edición de La Voz Kids, donde ejercía de asesor de Antonio Orozco (47). El cantante está preparando su nuevo disco y lo poco que puede saberse de él se conoce gracias a puntuales fotografías que comparte en sus redes sociales. La mayoría de ellas son selfies o estampas con profesionales de su discográfica, pero entre esas instantáneas también destacan varias presumiendo de cochazo. Frases como "Qué bonito es…" acompañan la imagen de su majestuoso Land Rover, ¿a qué se debe tal adoración?

Noticias relacionadas

No son una ni dos las publicaciones que el cántabro ha compartido de su vehículo. Se trata de 25 fotografías de su coche las que pueden encontrarse en el perfil de Bustamante en menos de dos años. Esta 'obsesión' por mostrar públicamente cuál es su transporte familiar no se debe a un hecho de presumir sino a un método muy cómodo de 'pago' que ha copiado a la socialité Ana Boyer (30).

La hija de Isabel Preysler (69) debe sus ingresos económicos a su faceta de influencer y sabe cómo sacar rendimiento a su profesión de forma práctica y hace años consiguió un acuerdo comercial con Land Rover para poder obtener uno de sus coches sin pagar ni un solo euro. El método con el que financia el vehículo de alta gama es mediante publicaciones del producto en sus redes, y así promocionarlo ante sus 200.000 seguidores. Esto le ofrece el privilegio de utilizar este coche a modo de renting en cualquier punto del planeta en el que esté.

Y si Ana Boyer lo logró, Bustamante, con 1,3 millones de seguidores -seis veces más que la mujer de Fernando Verdasco (36)- también ha podido valerse de esta fórmula vip para tener el coche familiar que todos desean sin que su cuenta bancaria lo note en negativo.

Lo más curioso de este hecho es cuándo decidió el cantante sacar provecho de su faceta pública y mediática para ahorrarse el desembolso de un coche que se vende en el mercado por alrededor de 60.000 euros. Fue a finales de 2017 cuando se establecen los primeros movimientos en redes del artista de cara a la promoción encubierta del vehículo. Esta fecha coincide con el fin de su matrimonio con la actriz Paula Echevarría (42) y con un momento en el que el de San Vicente de la Barquera aparcó a un segundo plano su faceta musical y 'desapareció' durante un tiempo, por lo que podría haber buscado en el poder de sus redes sociales un sustento o provecho diferente al de su carrera profesional.

Una de sus primeras publicaciones con el coche fue en un idílico paisaje con vegetación y mar en Cantabria en una foto en la que se le veía a él posar apoyado sobre una de las puertas del majestuoso vehículo. Era el 8 de abril de 2018, pero meses antes ya había mostrado una foto del coche solo, en mitad de la nada.

Desde aquel día no hay semana que Bustamante no comparta algo relacionado con el Land Rover. Vídeos dentro de él con amigos, compañeros de su equipo discográfico o con su hija Daniella (11), selfies desde el asiento del conductor o directamente una imagen del coche estacionado son algunos de los contenidos que el intérprete ha ofrecido a sus fans en redes para 'vender' de manera indirecta las lujosas prestaciones del coche.

De esta forma, la voz de A contracorriente ha sabido sacar tajada de su posición y disfrutar de un monovolumen que le da la libertad de conectar su amada Cantabria con Madrid, su lugar de residencia habitual, sin pagar ninguna letra. Y todo ello gracias al método de Ana Boyer, y en concreto a la agencia de comunicación que ambos comparten y que ha querido confiar en ellos para dar visibilidad a su producto estrella. Bustamante y Boyer son dos perfiles muy dispares, pero ambos son famosos y tienen una esencia en común: su espíritu familiar; algo que requiere de un coche grande, espacioso y potente, y si es gratis, mejor.

[Más información: Yana Olina, la profesora: sabemos lo que cuesta que la novia de Bustamante te dé clase]