"Feliz de estar de vuelta en NuevaYork para disfrutar de unos días en familia y pasar un poco de frío". Con esta frase Fernando Verdasco (36 años) quiso anunciar a sus seguidores este domingo que había decidido volar a la Gran Manzana junto a su mujer, Ana Boyer (30), para despejarse durante unos días del calor asfixiante de Qatar, su lugar de residencia habitual.

Noticias relacionadas

Tanto el tenista como la hija de Isabel Preysler (69) se han encargado de dar a conocer sin recelo el hotel en el que se encuentran alojados. Se trata del Royalton Park Avenue, ubicado en el Midtown de Manhattan, a una calle de la Quinta Avenida y a escasos metros de monumentos tan emblemáticos como el Empire State Building o el edificio Chrysler.

Es uno de los alojamientos más caros de Nueva York y de hecho, encabeza los rankings de las estancias de lujo de la ciudad en las que más dinero se derrocha. Como en todo hotel, las opciones de habitaciones son varias, pero en el Royalton el nivel comienza ya en la llamada Superior Queen, a 200 euros la noche, y la gama más alta responde a la denominada Suite Dúplex del Ático, cuyo precio puede alcanzar los 3.500 euros por noche.

El matrimonio está alojado en uno de los hoteles más caros de la Gran Manzana.

Esa última es en la que Boyer y Verdasco están disfrutando sus días y sus noches en la ciudad que nunca duerme. La propia Kim Kardashian (39) es una habitual de ese dúplex, es sin duda su alojamiento favorito en Nueva York y siempre que se tiene constancia de que la empresaria pone un pie en la urbe se reserva para ella esta estancia.

Solo personalidades del poder adquisitivo de la citada reina de los realities pueden acceder a este tipo de casas de lujo durante su periodo vacacional. En pleno mes de febrero, el dúplex tiene una tarifa que ronda los 2.500 dólares por noche, es decir, 2.300 euros, que el matrimonio formado por Ana y Fernando debe estar pagando por sus días de asueto. 

Sin embargo, al contrario que Kardashian, que cuando se aloja en el ático del Royalton no lo hace público; los españoles sí han querido dejar claro dónde están viviendo y han compartido varias publicaciones en sus respectivos perfiles de redes sociales posando en la entrada del hotel o en sus sofás, siempre mostrando su ubicación de forma notoria.

Esto se debe a una práctica comercial. El management -los gestores de imagen- de Boyer y Verdasco pertenecen a una empresa que trabaja mayoritariamente con influencers y ellos han sabido sacar partido de esa faceta, sobre todo, ella. La hija del exministro de Economía y Hacienda Miguel Boyer ya ha firmado bastantes acuerdos con marcas gracias a los que ha sacado provecho monetario y también material. Su acuerdo con los vehículos de renting Land Rover España o con la marca de moda infantil Mayoral le han aportado, no solo disfrutar de sus productos, sino, además, hacerlo gratis.

De esta forma, la pareja se podría haber ahorrado mucho dinero en su estancia neoyorquina debido a su publicidad en redes y su posición privilegiada como personajes famosos e influyentes en medio mundo. Y es que si ya de por sí lo más caro de visitar Nueva York es el alojamiento, lo es aún más para quienes solo se permiten dormir en suites de lujo como esta que cumple con los requisitos más exigentes de un palacio en versión 'mini'.

Algunas de las estancias más lujosas del hotel Royalton Park Avenue.

Así lo describe la página web oficial del Royalton Park Avenue: "El indulgente ático dúplex de 2.000 pies cuadrados -609 metros cuadrados- cuenta con dos pisos de características impresionantes: una chimenea de mármol, suelos de madera noble en todo el lugar, candelabros personalizados, una terraza para comer y descansar con vistas exquisitas y un sistema audiovisual de alta gama. Descanse entre los sofisticados muebles acompañados de las vistas desde las ventanas del ático. Posee además un spa privado en el gran baño, que incluye una ducha de vapor, bañera de hidromasaje independiente Starck, productos de L'Occitane y vestidor independiente". Todo un lujo no apto para los bolsillos más austeros o para quienes no tienen una posición mediática y bien considerada como los Verdasco Boyer.

[Más información: El curioso método con el que Ana Boyer está pagando su cochazo familiar]