Kiko Hernández (43 años) es un hombre de éxito en todo cuanto emprende, tanto a nivel personal como profesional. En su parcela familiar, vive un momento pleno junto a sus hijas Abril y Jimena; y en el terreno profesional triunfa y no se puede quejar: colabora en Sálvame, presenta su propio programa en la madrugada, Mejor llama a Kiko, y hace justo 12 días anunció un nuevo proyecto que lo tiene totalmente ilusionado. 

Noticias relacionadas

Se trata de su primera incursión en el mundo de la interpretación con la obra de teatro Distinto. Un trabajo como actor que lo hará subirse por primera vez a las tablas, en esta ocasión del teatro de Torrejón de Ardoz. Lo anunció feliz en su programa de cada tarde en Telecinco y, desde que las entradas estuvieron disponibles, lo cierto es que las ventas han tenido una recepción bastante óptima teniendo en cuenta que el estreno es en septiembre y que solo han transcurrido 12 días desde que se hizo pública esta función. 

El cartel de la obra de teatro que protagoniza Kiko Hernández.

Tal y como ha podido comprobar JALEOS, la venta de entradas ya alcanza casi el 50 por ciento y prácticamente la mitad de la platea ya se encuentra en rojo, o lo que es lo mismo, vendida y ocupada. Todo un récord si se tiene en cuenta que Kiko Hernández no es un actor de renombre, si no más bien nobel, y que esta es su primera aventura en la interpretación. Alguien cercano al entorno del colaborador ha hecho ver a este medio que "está muy ilusionado" con la buena acogida que, de momento, está teniendo su obra a nivel de venta: "Si todo sigue así, en los próximos días estará todo vendido". Se desliza a este medio, además, que, de seguir la recepción en Torejón de Ardoz como hasta la fecha, se llevará a cabo una gira por toda España. 

Ante estos datos, no cabe duda de que Hernández cuenta con el respaldo de su público, ese que lo ve y sigue cada tarde en Sálvame, y que lo ha arropado en sus otros estrenos en televisión. Ahora bien, ¿cuáles son las cualidades de Kiko para hacerse con el respeto y la admiración del público? Para conocer la respuesta a través de una opinión experta, este medio se ha puesto en contacto con Personality Media para despejar estas dudas. Se aclara que en la televisión actual no hace falta tener buena imagen para lograr impactar y tener éxito. 

En esa línea, se explica que el hecho de que se siga férreamente todo lo que emprende Kiko, o sus demás compañeros, no significa que el público lo considere "como de la familia" o "un ejemplo", sino más bien siguen a alguien que hace compañía, que entretiene, que "grita, critica y pone en entredicho" y da el espectáculo que se le pide. 

En otras palabras, y siempre según la opinión de este experto, el perfil de Kiko "no es un modelo a seguir", pero el público de Sálvame no busca la perfección, ni siquiera "una buena marca de calidad": tan solo araña entretenimiento y pasar un buen rato. Otra fuente experta relata, como contrapartida, que "Kiko es percibido por el target habitual de Sálvame como un hijo, como alguien que entra todas las tardes en sus casas y por eso lo siguen haga lo que haga, como a Jorge Javier Vázquez (49), por ejemplo". 

Su lado más personal 

Más allá de su lado más público y notorio, lo cierto es que Kiko Hernández cuenta con una parcela personal e íntima que él siempre ha preservado por encima de todas las cosas. En los últimos años, desde que se convirtió en padre de Jimena y Abril, la mayor preocupación que le ha rondado ha sido la privacidad de sus hijas, sobre todo desde que unos ladrones entraran en una de sus propiedades madrileñas y le robasen objetos de valor, entre otras cosas. 

De hecho, el colaborador llegó a mandar un comunicado a los medios para frenar la presión mediática sobre su vida personal y la de sus hijas: "Las dos hijas, menores de edad, tienen el mismo grado de protección que cualquier otro menor, independientemente de que su padre sea una persona conocida en los medios por su trayectoria profesional. D. Kiko Hernández no va a permitir ningún tipo de seguimiento ni acoso, ni persecución de reporteros o fotógrafos cuando esté acompañado de sus hijas".

La última información que se ha conocido de su lado menos público la dio JALEOS en exclusiva hace unos días: Kiko ha rebajado considerablemente el precio de venta de una de sus propiedades en Madrid. Se trata de un piso en Chamberí de 151 metros cuadrados que se vende actualmente por un precio de 725.000 euros. 70.000 euros menos que su cantidad de venta inicial fijada en 795.000 euros.

[Más información: Kiko Hernández rebaja el precio de su casa de Madrid un mes después de sacarla al mercado]