Estefanía Carbajo (34 años), la protagonista indiscutible del grito viral que ha conmocionado a todo el país, se ha convertido en un fenómeno televisivo. Las imágenes de Christofer Guzmán (28) desesperado corriendo por la playa han dado la vuelta al mundo. Un desenlace que dista bastante de la mera realidad. En la actualidad, ambos continúan juntos

Noticias relacionadas

Fani ha desvelado en la revista Lecturas -en la primera entrevista que ha dado desde la finalización del programa- que no estaban en su mejor momento antes de entrar al concurso. Durante su aventura con Rubén ha asegurado que no era consciente del daño que le hacía a su pareja. De hecho, le duelen las burlas que se están haciendo a Christofer por el popular "¡Estefanía!": "Tengo un dolor en mi corazón que estoy rota. Me duele que Christofer sufra tanto por mi culpa y no haber sido consciente".

La portada de la revista Lecturas.

La joven está atravesando un momento complicado por la repercusión que han generado sus actuaciones en el programa y por la imagen que tienen algunos de ella. "No soy interesada. Cuando Christofer y yo nos fuimos a vivir juntos, él estaba en el paro", ha asegurado. Por los disgustos, Estefanía ha llegado a adelgazar ocho kilos y se siente dolida por todos los insultos y las cosas que se están inventado sobre ella. 

En la entrevista, Fani también ha hablado de su tormentoso pasado. Ya en el vídeo de presentación del programa comentaba que tenía una familia desestructurada y que su progenitor es un hombre del mundo artístico y mundialmente conocido: "A saber de quién soy, dicen que mi padre puede ser Jose el de Los Chunguitos o Emilio el de Los Chichos".

Sin embargo, tras semanas de especulaciones, su tía Mayte desmentía este hecho: "Yo soy la única que sabe la información, nadie de mi familia lo sabe, Estefanía no lo sabe y nadie lo va a saber porque le hice una promesa a mi hermana, ahí se queda. Nunca va a salir a la luz".

Estefanía y sus hermanas se criaron en diferentes familias, tal y como ha revelado la joven en la entrevista. Ambas son de padres distintos y "cada una ha estado con una familia desde que mi madre nos dejó". 

La pareja, en el programa

Cuando se separaron sus padres, su madre llevó a su hermana mediana, fruto de una relación con otro hombre, y a ella a vivir con el padre de su hermana pequeña. Precisamente con este hombre Estefanía vivió una auténtica odisea. "Viví situaciones violentas y muy fuertes hacia mi madre y hacia mí, con cinco o seis años". Por culpa de esta compleja relación, la novia de Christofer no ha querido conocer a su hermana ya que si iba a buscarla sería revivir todo lo que padeció con su padre.

También con el padre de su hijo de 12 años ha vivido situaciones muy duras. "Lo tuve que denunciar por malos tratos, con pruebas medias de por medio: moratones, golpes  en la cabeza. (...) Se saltó la orden de alejamiento, me amenazaba. Ahora, por redes me insulta", ha comentado. De hecho, Estefanía cuenta con audios de su expareja llamándola puta.

Estefanía con Rubén, en pleno tonteo.

Después de los malos tratos que vivió con su exnovio, a Fani le costó rehacer su vida. De hecho, asegura que Christofer ha pagado los platos rotos de su antigua relación y por eso no se perdona lo que le hizo en el concurso. "Mi dolor es haberle traicionado. Nunca me lo voy a perdonar".

Christofer ha vivido un calvario en los últimos días. De hecho, un hombre se acercó hasta el restaurante donde trabaja y en la puerta comenzó a gritar "¡Estefanía!". Este hecho y el reto que se conoce como#EstefaniaChallenge, que consiste en imitar al participante gritando el nombre de su novia, han hecho que el participante viva una auténtica pesadilla.

[Más información: La agónica deslealtad en La isla de las tentaciones: los deslices de Fani, ¡los más rentables!]