Este pasado miércoles veía la luz un nuevo capítulo en el complicado triángulo formado por Cayetano Rivera (43 años), Eva González (39) y Karelys Rodríguez al publicarse los WhatsApp que le envió la joven abogada al fotógrafo que los captó en Londres. Así, se desvelaba la traición de Rodríguez al famoso torero y se apunta a que fue ella quien quiso tenderle una trampa al marido de Eva. Enigma resuelto después de semanas de intensas informaciones y elucubraciones. 

Noticias relacionadas

Y es que, desde el principio casi nada cuadró en esas fotografías de Cayetano y Karelys paseando por la capital británica. No se entendió en modo alguno que un retratista, que no paparazzi avezado, siguiera a Cayetano en un país donde no es tan conocido como en España. Y ahora, JALEOS ha podido conocer a través del entorno del torero que este siempre sospechó. Algo no le encajaba en esta rocambolesca historia. Se desliza a este periódico que "Cayetano está muy tranquilo porque la verdad va saliendo a la luz"

Cayetano junto a Eva González en una de sus primeras imágenes tras las fotos en Londres. Gtres

Se reconoce que los primeros días tras las fotos "no fueron fáciles" para el matrimonio, tanto por la presión mediática "como por todo lo que implicó en casa", pero Cayetano dio a su mujer "las explicaciones debidas" y ahí se acabaron para ellos las turbulencias: ella creyó a su marido sin fisuras. Un extremo que ha confirmado la propia Eva González esta semana en su primer acto público tras el escándalo: "Confío muchísimo en la persona que tengo al lado". Directa y escueta. Otra de sus esclarecedoras declaraciones asegura lo que sigue: "Las cosas caen por su propio peso".

Dicho de otro modo: "el matrimonio sabía lo que se avecinaba", se informa. En esa línea, se apostilla que Cayetano "no se plantea de momento emprender ninguna acción legal". Solo desea que todo pase, aunque se teme que "todavía haya más noticias al respecto". Y es que, otra persona defiende, implacable, que "Karelys ha llegado a los medios para quedarse". En lo que se es taxativo es en que el torero "no mantiene, ni desea, ningún contacto con Karelys". Se habla de dolor y decepción

Los WhatsApp de Karelys

Este pasado miércoles la revista Semana recogía la traición de Karelys a Cayetano en forma de WhatsApp: "Quería hablar contigo porque necesito un fotógrafo. Es urgente". Esta fue una de las frases con las que la joven abogada contactaba con el paparazzi que realizó sus fotos con el torero en un bar de Londres. Una charla mediante mensajes de WhatsApp que han quedado al descubierto. 

Todo comenzó el 10 de noviembre. Esa fue la primera fecha de contacto de la canaria con el fotógrafo. Sin embargo, como atestiguan los mensajes, se conocían de antes. "Hola. Te he llamado hoy temprano. No sé si me recuerdas, pero te conocí hace un año en el restaurante Zela, donde tú intentabas tomar fotos de Cristiano Ronaldo (34) y nosotros charlamos fuera. Quería hablar contigo porque necesito un fotógrafo y justo me acordé que tenía tu número", es lo primero que le redacta Karelys.

El paparazzi contesta horas después, se disculpa por la tardanza, y Rodríguez le insiste en la "urgencia" que tiene su caso y que lo necesita todo "para hoy". Afortunadamente para ella el fotoperiodista está en Madrid pero vuela ese mismo día a Londres, por lo que concretan la cita. "¿Puedo llamarte luego cuando aterrices? Y te explico", detalla Karelys a su receptor.

Pasan las horas y la amiga de Cayetano intenta localizar al fotógrafo pero su avión se retrasa y Karelys se muestra ansiosa. "Oh, lo siento. Es porque esto es urgente, jaja ¿Puedo llamarte?", le escribe. E inmediatamente le envía una ubicación donde se ve el bar en el que la joven ha quedado con el torero. El paparazzi comenta que conoce el lugar muy bien y ella sigue liderando la conversación y la ejecución: "Pero yo te lo haré saber tan pronto como él me confirme. (...) En frente del café hay una tienda con cristales que también está perfecto".

Minutos después, aquel 11 de noviembre por la tarde, Karelys vuelve a contactar con su aliado: "Él me confirma que está viniendo. Estoy tan nerviosa. Él no puede ver nada de nada". Ante las dudas de la canaria el fotógrafo intenta calmarla: "Que no cunda el pánico. Él no me verá", a lo que ella responde: "Está bien. Si él te ve, por favor sal corriendo jajaja".

[Más información: Karelys tendió una trampa a Cayetano: sus mensajes con el fotógrafo de Londres, al descubierto]