Begoña Gómez (45 años), la mujer del presidente Pedro Sánchez (47), asistió este martes a su primer acto como primera dama de España tras la formación del Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos. Este 21 de enero por la noche se celebraba en el Palacio de Cibeles de la capital la cena que marcaba la inauguración del 40 aniversario de la Feria Internacional de Turismo en Madrid (Fitur). 

Noticias relacionadas

Junto al rey Felipe VI (51), el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (44), la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso (41) y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet (46), Begoña hacía acto de presencia en calidad de directora del Instituto de Prensa Africa Center y sin la compañía de su marido. 

Begoña Gómez con vestido de Pedro del Hierro en la cena por el 40 aniversario de Fitur. Gtres

Para la ocasión, Begoña Gómez seleccionó un favorecedor vestido azul noche firmado por el creativo español Pedro del Hierro, readaptado a su gusto y su figura: el diseño original es largo hasta los pies mientras que el suyo queda por encima de la rodilla con el efecto de un volante al final de la falda. Se trata de un modelo asimétrico que estiliza mucho el cuerpo por el tipo de silueta y que deja al descubierto todo un brazo y parte de la espalda. 

Este vestido cóctel con efecto satinado tiene un valor de 525 euros, según consta en la web de la firma y según ha podido comprobar JALEOS, la prenda está completamente agotada en todas las tallas. Begoña Gómez empieza a sumarse a la tendencia de las relevantes mujeres que logran eliminar del stock de las marcas todo aquello que van luciendo. Una absoluta inspiración real este vestido, por otro lado, teniendo en cuenta la reminiscencia de uno de los looks más icónicos de la reina Letizia (47): el firmado por Josep Font para DelPozo valorado en 2.500 euros y que estrenó en diciembre de 2017 por el aniversario de un periódico deportivo. 

Begoña Gómez y Letizia con vestido del mismo color y silueta similar. Gtres

Con esta apuesta, Begoña Gómez empieza a definir realmente el estilo que va a desarrollar en los próximos cuatro años como persona que estará -obligatoriamente- en la primera línea de la actualidad informativa no solo por su labor profesional al frente del IE Africa Center sino también por su vinculación sentimental con el presidente de todos los españoles.

El estilo de Begoña

En el verano de 2018, tan solo un mes después de que se llevara a cabo la moción de censura que haría presidente del Gobierno a Pedro Sánchez, Begoña Gómez solicitó una excedencia de la empresa Inmark Europa, donde ejercía como directora de consultoría en externalización comercial. Poco después, se conocía la noticia de que Gómez se pondría al frente del IE Africa Center, cuyo objetivo era impulsar "la innovación, el liderazgo ejecutivo, el emprendimiento y el desarrolo de proyectos de acción social en el continente africano".

Una doble responsabilidad para su imagen. A sus actos públicos tradicionales como esposa del presidente del Gobierno ahora había que sumar su compromiso laboral como directora del citado centro. Desde entonces -e incluso antes de llegar a la Moncloa-, Begoña Gómez ha recurrido a los consejos de Colleen Murphy, prestigiosa asesora de moda y su consejera para desarrollar juntas una imagen acorde al protocolo que le impone su rol.

Pedro Sánchez, Donald Trump, Melania Trump y Begoña Gómez.

En declaraciones exclusivas para este periódico, la estilista desveló que "Begoña suele ir con la maleta cargada de moda española a todos los actos internacionales a los que asiste". Y no era ninguna mentira. Ejemplo de ello es cuando en septiembre del citado año, Pedro Sánchez y Begoña Gómez realizaban su primer viaje de Estado como presidente y primera dama hasta Estados Unidos.

Allí se citaron con dos de las personas más seguidas y fotografiadas del panorama político internacional: Donald (73) y Melania Trump (49). Deslumbrante, excelsa y con luz de halo etéreo, hacía Begoña Gómez su primera gran aparición, reseñable como referente de estilo y mujer de moda. Para esta esperada ocasión seleccionó un vestido de la colección pre-fall 2018 de Delpozo. De lana, de corte asimétrico y cuyo estampado al estilo matrioshka rusa exhibía cuatro siluetas idénticas a las del propio vestido en color navy, celeste y granate. Su precio superaba los 2.300 euros. El principio de todo. 

[Más información: El frenesí de Begoña Gómez con sus aplausos en la noche triste de Pedro Sánchez]