Fue hace un mes cuando las alarmas saltaban de nuevo en torno a la maltrecha salud de Jaime Ostos (88 años). Después de que apareciera en su último acto público apoyado en unas muletas y con serias dificultades para andar, al poco tiempo su mujer, María Ángeles Grajal (66), acudía sola a un evento y reconocía, escueta, que Ostos "está mal". Esa afirmación sorprendió a propios y extraños teniendo en cuenta que se trató de restar importancia al suceso de las muletas pretextando que se trataba de un simple lumbago. 

Noticias relacionadas

No obstante, el diestro parecía no mejorar. Una imagen facilitada por la propia Grajal a un programa de televisión en la que se podía ver a Jaime en bata de hospital y tumbado en una cama, no ayudaron a tranquilizar. Su mujer calmó el ruido mediático: "A raíz del lumbago tuvo un edema pulmonar. Ahí está, saliendo como podemos". Ahora, JALEOS ha querido conocer cómo está pasando el torero estos días navideños, de celebración y familia. Al otro lado de la línea, una discreta María Ángeles atiende y explica: "Jaime está un poco mejor. Esto es lento". Eso sí, afortunadamente ya en casa después de dos meses y medio en el centro médico Montepríncipe. 

Jaime Ostos junto a su mujer en una imagen facilitada al espacio 'Socialité'. Mediaset

Todavía aún sin poder hacer vida normal del todo, Grajal relata, contenta, que "gracias a Dios ya anda". Las victorias, por su tono de voz, van acompañadas de cautela. Narra, además, cómo pasarán las navidades, que serán especialmente familiares. Al lado de Jaime, apoyándolo, dándole cariño: "La Nochebuena la pasamos en familia, con mis hermanos y mis hijos y sobrinos". Además, la doctora Grajal desvela que todos los hijos de Ostos se van a reunir el día de Navidad: "Estarán todos los hijos de Jaime. Así pasaremos las Navidades".

Y cuando este periódico se interesa por Fin de Año, María Ángeles pide prudencia; no es aconsejable hacer planes tan a largo plazo. "Todavía no sabemos qué haremos, no se pueden hacer planes más allá de 48 horas". Y es que, todo puede cambiar en poco tiempo. Conviene no planificar en exceso: todo depende de la salud de Jaime y la tregua que dé esta. Sea como fuere, lo cierto es que el torero está en casa, rodeado de los suyos y con un fisioterapeuta que lo visita, tal y como desveló a este medio hace unas semanas. 

Un lumbago complicado

Jaime y María Ángeles Grajal en una imagen de este verano en montaje JALEOS.

Fue el pasado mes de agosto cuando se pudo ver llegar a Jaime Ostos a un evento ayudado por una muleta. Entonces, JALEOS se puso en contacto con su mujer: "Jaime tiene lumbago y por eso lleva muletas estos días". En su tono de voz no se atisbaba ningún tipo de preocupación, y resolvía: "Está con lumbago desde hace un mes, pero está todo bien y se recupera poco a poco".

Su marido está en plena rehabilitación y que en nada volverá a caminar sin escollo alguno, haciendo ejercicio y manteniendo una vida saludable como la que lleva. "Cada mañana viene a casa un fisioterapeuta y Jaime dice que el lumbago es peor que una cornada", comentaba, entre risas, la esposa del que fuera diestro el pasado verano. El matrimonio se encontraba pasando el verano en Marbella, su enclave habitual de cada año.

Cabe recordar que Ostos lleva muchos años alejado de la televisión y de cualquier polémica o confrontación en platós. Una línea, la de la discreción, que ha tomado toda la familia Ostos-Grajal. Sobre todo, por parte de Mari Ángeles, una mujer que ha sabido mantenerse siempre en un discreto segundo plano mediático, siendo una persona tan popular y, al mismo tiempo, tan desconocida. 

[Más información: Preocupación por el estado de salud de Jaime Ostos: su mujer reconoce que "está mal"]