La muerte de José Antonio Reyes a los 35 años de edad sorprendió este sábado al mundo del fútbol y a España entera. Tras la capilla ardiente de este domingo donde no faltaron rostros reconocidos del deporte como Sergio Ramos (33 años) o Florentino Pérez (72), este lunes a primera hora se ha llevado a cabo el último adiós al delantero en su pueblo natal, Utrera, Sevilla, donde su círculo más cercano, como familiares y amigos, han podido despedirse de él sin poder contener la emoción.

Noticias relacionadas

Francisco Reyes, el padre de José Antonio, ha sido el centro de todas las miradas. Muy afectado, con un rostro de dolor, lágrimas cayendo sin parar por sus mejillas, gritos de desconsuelo y un pañuelo que ha agarrado con fuerza durante todo el paseíllo tras el féretro de su hijo, ha vivido uno de los momentos más duros de su vida.

Francisco ha sido la viva imagen de la tristeza y el duelo. Caminando a paso lento, acompañado fielmente por sus familiares que no querían soltarle del brazo y con una rosa blanca en la mano, lo que simboliza el amor eterno que va a sentir por su hijo a pesar de que ya no esté.

El padre del futbolista se mostraba devastado y tuvo el apoyo de sus amigos y familiares.

Cientos de vecinos, amigos y familiares han caminado junto al féretro de José Antonio Reyes en su ruta hacia la iglesia de Santa María de Utrera. Una vez dentro, con sus allegados en primera fila y una multitud congregada que no permitía cerrar siquiera las puertas del templo, ha tenido lugar la misa funeral que ha comenzado a las 9:30 horas.

Junto al altar descansaba el ataúd del futbolista, 'custodiado' por una foto en la que aparece sonriente junto a sus tres hijos. Una bonita imagen que irradia aún más amor debido al marco blanco que la rodea, donde sus hijos han escrito con rotulador de colores un "Te quiero, papá" acompañado de varios corazones rosas.

José Antonio Reyes, junto a sus hijas pequeñas, Noelia y Triana.

El rostro desconsolado de Francisco Reyes se une a los gestos de desgarro y tristeza que han mostrado los familiares más cercanos del deportista estos días. Su mujer, Noelia López, con la que se casó hace apenas dos años, y es la madre de sus dos hijas pequeñas, Triana y Noelia, ha hecho público su dolor mediante una carta en redes sociales: "Amor de mi vida, no puedo soportar este dolor, que solitas nos dejas. Te llevas mis ganas de vivir. Hoy tengo que despedirme de ti, pero no tengo fuerzas, te diré un hasta pronto porque tú y yo estaremos eternamente juntos. Espérame mi vida, volveremos a ser una familia donde estés".

Su hijo mayor, José Antonio, fruto de su relación anterior con la modelo Ana López, también quiso despedirse de su padre: "Este es el último momento que hemos pasamos juntos papá... Ese día me dabas consejos como haces siempre, pero hoy te has ido para no volver y es un día muy duro para mí. Estuve y estaré siempre muy orgulloso de ti papá. No pasamos todo el tiempo que quisiéramos juntos pero solo tú y yo sabemos cuánto nos queríamos. Sé que desde el cielo me cuidarás y yo nunca te voy a olvidar. ¡Te quiero papá! Gracias a todos por los mensajes de cariño que estoy recibiendo".

[Más información: La sobrecogedora despedida de la mujer de José Antonio Reyes: "Te llevas mis ganas de vivir"]