Además de Pesadilla en la cocina, el chef Alberto Chicote (49 años) sigue ligado televisivamente al mundo de la comida con un programa de divulgación, ¿Te lo vas a comer?, cuya segunda temporada se estrenará este miércoles en laSexta y, como otras puestas de largo en el grupo Atresmedia, el madrileño estaba destinado a pasar por el plató de El Hormiguero para hablar sobre lo que se van a encontrar los espectadores.

Con su taza de invitado platino, lo primero sobre lo que hablaron Chicote y Pablo Motos (53) fue el cambio físico del chef, visiblemente más delgado. El presentador del talk show le preguntó qué había hecho con toda la ropa que ahora no usaba por una cuestión de talla. "Tengo unos cuantos amigos de 100 kilos que están muy contentos, los he renovado el armario a todos", detalló el cocinero, que se mostró muy tajante sobre si volverá a su peso anterior: "No, lo tengo clarísimo".

A la hora de contar su secreto, Chicote comentó que "come como Dios": "Me cocino yo, qué más puedo pedir, como más que antes, pero mejor que nunca, aunque a veces es complicado, sobre todo cuando estoy fuera de casa grabando algún programa, donde acabas ciñéndote a los menús de turno del restaurante al que vas, aunque siempre acabo pidiendo una ensalada".

Pablo Motos y Alberto Chicote en el plató de 'El Hormiguero'.

En este sentido, y preguntado sobre si podía dar algún consejo práctico al que quiera adelgazar, el madrileño aseguró que siempre dice el mismo: "Consulta a un profesional, siempre, y luego sigue sus consejos. No hay un truco milagro. El único secreto es ponerse en manos de alguien que sabe más que tú y que te dice que el camino es constancia y determinación".

Después de estos comentarios personales, Chicote y Motos se centraron en el motivo real de la visita del cocinero, la nueva temporada de ¿Te lo vas a comer?: "Tiene ocho capítulos. Esta temporada está muy basada en las denuncias que nos han llegado a raíz de la primera temporada. Han llegado más de 1.000, a través de Instagram o del mail del programa. A partir de ahí se hace un trabajo de filtro y, para empezar, nos encontramos centros de educación especial donde se te ponen los pelos de punta. Desde luego se está jugando con la salud y la vida de los chicos", explicó.

Búsqueda de respuestas

El primero será un programa "muy emocional". "No se puede jugar no sólo con su comida, sino con el momento de la alimentación. Cuando hablamos de estas personas, yo lo desconocía del todo, te das cuenta de que algo tremendamente obvio para nosotros no lo es para otras personas. Hay mucha gente en este país que necesita de una ayuda para hacer algo tan básico como comer, una ayuda que es personalizada 100%. Cuando lo ves en primera persona, piensas que el que no cumple esto no puede seguir dando ese servicio", defendió.

Poco a poco, Chicote fue relatando experiencias, mostrando un enfado considerable sobre la situación. "Este es el nivel. Tienes una entrevista con el máximo responsable, en este caso un delegado de la Xunta, tardan cuatro semanas en concedértela y luego ni siquiera se digna a prepararse dicha entrevista", denunció.

Pablo Motos también se mostró muy contrariado por estas situaciones. "Alguien se lo está llevando. Si la comida es inaceptable y la administración da dinero, por el camino se pierde algo”, argumentó el presentador. Al respecto, Chicote dio su versión de los hechos: "Cuando el ente público gestionaba algo que no se conseguía no se alcanzaba, y ahora se está haciendo a través de empresas privadas, que me parece genial, y tampoco se cumple, dudas sobre qué está pasando".

Chicote reapareció en 'El Hormiguero' mucho más delgado.

Por estas razones, buena parte del trabajo de ¿Te lo vas a comer? "es pedir explicaciones a quien corresponde". "Lo más flipante de todo es que la gente que está en esos puestos no tienen ni idea. Piensas sobre qué es peor: el conocimiento y la inacción o el desconocimiento de la gente que es responsable. Mientras tanto, los familiares están año tras año quejándose. Nadie llama a Chicote como opción número uno, lo hacen cuando llevan mucho tiempo protestando y cuando se hartan de tanto silencio se ponen en contacto conmigo. Cuando llegas allí se te cae el alma a los pies, me he tirado dos meses llorando. Cuando no tienes a gente en tu entorno a quien esto le afecte, crees que esto está más que cuidado", expuso el chef.

Motos siguió exprimiendo el debate. "Cuando tú pagas impuestos estás contento si ves que los servicios funcionan y ves que pagas para algo", aseguró, a lo que Chicote respondió: “Vivimos en un país con un principio solidario, donde el que tiene más paga más, para que todos vivamos mejor y que quien tiene unas necesidades especiales éstas estén cubiertas. Desgraciadamente esto no es así".

Antes de dar por cerrada la entrevista, Chicote dejó una argumentación preocupante: "Llevo 30 años en el oficio de cocinar y te digo que a día de hoy no tengo ni idea sobre si lo que he comprado viene de donde me han dicho. Buena parte de la almeja gallega que compraba como tal podía venir de otras zonas, como Portugal, de si fue capturada en playas abiertas…"

Tras analizar estos problemas, Motos adentró a su invitado en la parte más amable del programa, con la intervención habitual de las hormigas (esta vez estuvo Petancas, que sacó de nuevo el tema del adelgazamiento de Chicote), el repaso a las tendencias de moda de Pilar Rubio (41) y el escritor Albert Espinosa (45) con su nuevo libro Lo mejor de ir es volver, en uno de los momentos más emotivos del programa como cierre.

[Más información: Analizamos el cambio físico de Chicote tras perder más de 30 kilos]