Irene Villa (40 años) se divorció de Juan Pablo Lauro (36) el pasado diciembre y parece que su familia está llevando bien la separación. Así lo ha contado en la tarde de este lunes durante la premiere de la película Emboscada Final: "Ha sido muy fácil, y gracias a toda la familia los niños están felices", ha comentado la periodista.

Noticias relacionadas

Pasados unos meses desde que ambos tomaron la decisión, Villa mira hacia el futuro con otra perspectiva, establecimiento claramente sus prioridades: "Cuando eres madre todo se relativiza mucho más y lo que te importa son ellos. Cuando tienes custodia compartida, se valora un montón a los niños".

Irene Villa y Juan Pablo Lauro en una imagen de archivo. Gtres

Fue a mediados del pasado mes de diciembre cuando salió a la luz la noticia de la separación entre Irene y Juan Pablo tras siete años de matrimonio y tres hijos en común, Carlos (6), Gael (3), y Eric (2). Una situación complicada ante la cual la escritora demostró la entereza por la que tanto se caracteriza.

"Estamos cada día mejor. Han sido meses difíciles pero por fin tomamos la decisión, y ahora estamos genial", explicó la periodista en una entrevista para JALEOS. Unas palabras que resumen a la perfección la filosofía de vida que siempre ha seguido Irene Villa. 

"Teníamos esperanza de superarlo, pero hemos decidido seguir con la magnífica relación que siempre tuvimos, especialmente por los niños". Los tres pequeños se han convertido en el centro de sus vidas, como ellos mismos han comentado en varias ocasiones. "Desde luego, no es un trance fácil. Pero ambos sabemos que nuestra relación durará siempre, y lo que más nos importa es que los niños estén bien y felices", reiteró Irene.

Casi una década juntos

Irene y Juan Pablo Lauro se conocieron por medio de la Fundación También hace nueve años. Fue un flechazo a primera vista que los llevó al poco a iniciar una relación que terminó en el altar en junio de 2011 en la iglesia San Francisco El Grande (Madrid). 

Juntos han tenido tres hijos que son el centro de su mundo, como dejan constancia ambos en sus redes sociales. Instantáneas que daban fe de una relación de amor de la que nadie se podía esperar que terminara rompiendo. 

Sin embargo y contra todo pronóstico, comenzaron los rumores de una posible crisis cuando Irene Villa acudió sola a un evento público. La escritora no quiso perderse el espectáculo dirigido por Emilio Aragón (59), y lo hizo sin la compañía de Juan, algo que llamó la atención porque siempre ha acudido a este tipo de celebraciones con su marido. Una crisis que finalmente se confirmó con el anuncio del divorcio

[Más información: El divorcio de Irene Villa: "Juan Pablo y yo nos llevamos genial y tenemos custodia compartida"]