Desde que Kiko Rivera (34 años) e Irene Rosales (28) se animaran a concursar en Gran Hermano DÚO, convirtiéndose en la única pareja estable de Guadalix, siempre ha sobrevolado sobre su concurso una cuestión acuciante: la económica. De hecho, el matrimonio no ha sentido remilgos a la hora de abordar su delicada situación financiera, motivo por la que, en sus palabras, se vieron obligados a aceptar la aventura televisiva. Es más, el hijo de Isabel Pantoja (62) llegó a asegurar que el reality les había salvado la vida, ya que las deudas comenzaban a ser asfixiantes. 

No es ningún secreto que Hacienda anda tras los pasos de Kiko ante los 200.000 euros que adeuda, y tampoco lo es que su caché semanal se encuentra embargado con el objetivo de ir saldando su déficit. Entonces, en la víspera del estreno, se habló de que la pareja recibiría unos emolumentos entre los 35.000 y 45.000 euros. Ahora, JALEOS ha podido conocer que el Dj y su mujer, conscientes de que la Agencia Tributaria podría congelar el sueldo de Kiko, llegaron a un acuerdo antes de comenzar GH DÚO: "Ella adquiriría el caché más elevado y el cantante el más bajo". De ese modo, Hacienda solo retendría la cantidad menor y el grueso del montante quedaría liberado. 

Kiko e Irene en la casa de Guadalix. Mediaset

Explica a este medio una fuente de total solvencia que este pacto lo llevó a cabo el matrimonio "siendo consciente Kiko de que su mujer llegaría más lejos que él" como concursante. De momento, ambos se mantienen en el concurso como elementos fuertes de Guadalix y, tal y como anunció en febrero El programa de Ana Rosa, el hermano de Isa Pantoja (23) ya ha pagado a Hacienda "90.000 euros del montante". Por si estas deudas no fueran suficientes, también se ha conocido en este tiempo de concurso que Kiko acumula otras dos deudas: una con la comunidad de vecinos del loft que compró en Alcobendas -24.000 euros-, y otra con un empresario con el que Kiko no habría cumplido su contrato -cerca de 5.000 euros-.

Kiko: "Estoy aquí para saldar deudas"

El matrimonio Rivera Rosales. Gtres

No cabe duda de que esa situación límite propició que el pasado mes de febrero el Juzgado de Primera Instancia número 18 de Sevilla decretara que el sueldo proporcional de Kiko Rivera sufriera un embargo de ipso facto, tal y como atestiguó el documento judicial remitido a Mediaset y que hizo público AR. En el citado texto legal se detallaba el reconocimiento de deudas que Hacienda reclamaba a D. Francisco José Rivera Pantoja, a quien "se decreta el embargo, por vía de mejora, sobre sus bienes". En este proceso concreto, "la cantidad que se solicita es de 3.365'80 euros de principal, más otros 1.010 euros presupuestados para intereses y costas sin perjuicio de su ulterior liquidación". Y se señalaba claramente de dónde se obtendría tal montante: "De las cantidades que perciba el ejecutado por su intervención en el programa de TV emitido por Telecinco, GH DÚO, de la productora Zeppelin". "Yo no entro para ganar dinero, entro para saldar mis deudas", explicaba Kiko sentado en el confesionario de la casa de Guadalix de la Sierra junto a su inseparable Irene. Sus mayores derroches se gestaron en una de sus peores épocas vitales, una difícil etapa que confesó abiertamente el pasado 16 de enero durante su curva de la vida: "Nunca lo he contado, pero tuve adicción a las drogas por unas juntas muy malas. Creía que mis bajones los iba a solucionar en ese mundo y tengo que decir que se puede salir. Eso es malo y solo trae problemas".

"Él podía haber tenido un buen colchón de haber tenido la cabeza amueblada. Hemos pasado por una mala época y ya está. Muy dura", explicaba Irene ante la mirada de Kiko. En ese sincero momento, el DJ confesó que el momento en el que se dio cuenta de lo realmente mal que ha gestionado su dinero fue cuando su madre entró en la cárcel y él podría haber tenido de sobra el dinero para la fianza, pero lo derrochó en malos hábitos: "He malgastado muchísimo dinero, entre otras cosas por el problema que tenía, pero también por muchísimas otras cosas más. Me quedé más tieso que una mojama, y esa fisura ha seguido aunque siguiera trabajando, porque lo que ganaba era para pagar las deudas. Muchas veces no hemos podido ni pagar el alquiler de la casa y ha sido cuando mi madre me ha pagado el alquiler".

[Más información: Desvelamos la cláusula 'secreta' que Kiko Rivera ha firmado con 'GH DÚO']