El pasado viernes, una triste y emocionada Lydia Lozano (58 años) era la encargada de abrir el programa Sálvame para rendirle homenaje a su amiga Adriana Rothlander que había fallecido ese mismo día a primera hora de la mañana.

Noticias relacionadas

Entre lágrimas, además de lamentarse por la fatal noticia de la que era una de sus grandes amigas, la colaboradora del programa de Telecinco lamentaba que el hubiera sido marido hasta hace unos años de la fallecida, el empresario José Frade (81), no se hubiera portado tan bien con Adriana como ella consideraba a pesar de que hubiera sido una gran persona.

Adriana Rothlander en imagen de archivo. Gtres

Este pasado lunes, Lydia ha vuelto a ser la encargada de comenzar el magazine de las tardes de Mediaset. Mucho más calmada y tranquila que en el programa anterior, la periodista quería aclarar su palabras del viernes y pedirle disculpas a Frade.

Como ella misma reconocía, a lo largo del fin de semana Lydia ha tenido la oportunidad de informarse con mayor detalle de lo sucedido con el entorno de la que fuera su amiga y reconocía que su visión de la relación entre Adriana y Frade no era como ella creía. "Al César lo que es del César. En los últimos momentos su ex marido ha estado cerca y ocupándose de Adriana, por lo que me alegra muchísimo y tenía que decirlo. Se lo merece", rectificaba la periodista.

La historia de Adriana Rothlander

En los últimos años, Adriana Rothlander vivía alejada de los medios de comunicación y luchaba con ahínco para poder superar el segundo tumor que le detectaron. No ha sido el primer rasgón en su vida; la primera vez que se enfrentó a la enfermedad salió victoriosa. Sin embargo, con el segundo no pudo ser. Según se ha narrado en Sálvame, se fue en silencio, rodeada de sus hijos y nietos y, ahora, se conoce que al lado del que un día fue su marido. Se casó con José Frade, que acabó convirtiéndose en uno de los productores más fuertes del gremio cinematográfico.

Era un matrimonio poco menos que modélico. Nada hacía presagiar que Adriana y José romperían su vida conyugal. Adriana se enteró de la infidelidad de su marido a través del teléfono. Según se relató en aquellos días, Adriana escuchó una conversación entre su marido y Norma. Aquello puso el punto final a treinta años de matrimonio y tres hijos en común, Constantino, Adriana y Alejandra.

[Más información: Primera salida de Charly, marido de Lydia Lozano, tras su operación de hernia]