Casi me da un parraque este martes viendo Gran Hermano DÚO Límite 48 horas. Se me han abierto las carnes del sufrimiento por Antonio Tejado (33 años). Estamos de acuerdo en que el chiquillo no es un santo ni mucho menos -lo intuyo gamberrete y un bala perdía-, pero, de ahí, a hacerle pasar las de Caín durante toda la noche, hay un trecho. Digo yo. Ay, Antonio, lo que has sufrido. Todo el mundo en la casa de Guadalix está en tu contra, empezando por esa especie de no-novia, Candela, que, parece, te anda buscando todo el rato para hacerte sentir como el baboso y el acosador del año. 

Noticias relacionadas

A mí, tengo que decir, Antonio me da pena y, si fuera su representante, ya estaría llamando a la productora del programa para negociar un caché diferente por esta noche. ¡Ha sudado el menda la gota gorda! Por si su guerra con Candela no fuera suficiente caldo de cultivo, el tío se ha metido en un fregao de los gordos y, además, de manera muy gratuita. Resulta que la semana pasada Alejandro Albalá lo salvó de la nominación -como buen colega y único que lo escucha- y Tejado, en su inmenso agradecimiento, lo ha puesto a caer de un burro con Kiko Rivera (34). Los dos, así, mano a mano, dándole hostias al pobre chaval por la espalda. 

Tejado, roto en lágrimas tras pasar su peor noche de concurso. Mediaset

Que si es un fantasma, que si no ha trabajado en su vida, que si vive del cuento... Todo lindezas. "Dice que tiene muchos contratos fuera, pero, ¿qué se cree? ¿Que lo llaman de Boston? ¿Es el nuevo Amancio Ortega (82)?", ha soltado Antonio mientras que Kiko -que, recordemos, fue su cuñado cuando Albalá salió con Isa Pantoja (23)- le clavaba el estoque: "¿De dónde saca el dinero? Cuando estaba con mi hermana era incapaz de llevar un vaso al fregadero. Aquí nadie somos ejemplo de nada, pero trabajamos. Él solo fantasea". Vivan las almas limpias. 

Claro, imagínense, el programa le ha puesto a Alejandro todos los vídeos y, a la vuelta, el aspirante a piloto de aviones -vas por buen camino, sigue así- no sabía dónde meterse. Se revolvía en el asiento. Pero en ese sofá había alguien peor que él: Tejado. No sabía qué cara poner y ha salido del atolladero de la peor de las formas: echando balones fuera. "Yo estaba hablando de Julio Ruz (36) en ese vídeo, no de Alejandro". Toma ya, ¿se puede ser más tramposo? Claro está, Kiko, Ylenia y Sobe lo han desmentido en el acto: "Todos estábamos hablando de Alejandro". 

Y él, emperrao en que no. Que resulta que, cosas extrañas de la vida, él estaba por uvas y creía que el criticado era Julio, con el que mantiene una tensa relación. Total, que más tarde, después de ver cómo su relación sentimental con Candela está hecha añicos -y que ahora ella lo acusa de ser poco menos que un acosador que la persigue por la casa para tocarle el culo-, Antonio se ha derrumbado. No puede más con el juego sucio que, según él, Candela está librando. Aquí me posiciono: tenéis una relación tóxica, pero una alta atracción sexual. De hecho, Carolina Sobe ha soltado la bomba: habéis mantenido dentro de la casa relaciones sexuales. 

Antonio durante su 'curva de la vida'. Mediaset

Candela quiere llevar el ritmo de esa masoquista relación que mantienen y solo ella debe dictar si Antonio le da un masaje o no. Y, claro, esto a Tejado lo tiene bastante loco. El caso es que tienen ahí un tinglado que la sección de los martes en GH DÚO, La curva de la vida, tampoco ha ayudado. Antonio ha hablado de su díscola infancia, de su alocada época de estudiante y de cómo su tía, María del Monte (56), lo coge por banda y lo mete en vereda: "Ella me enseñó un oficio, lo que cuestan las cosas. Fui su road manager en uno de sus programas".

Qué inocentón él; las redes lo han puesto pingando: "¡Enchufado!"; "No todos tenemos las mismas oportunidades". Luego ha hablado de su relación con Chayo Mohedano (39), a la que reconoce haber puesto los cuernos varias veces y que le dio "mala vida". Dice Tejado que "tenía el concepto de la felicidad desvirtuado" por aquel entonces. Atención: en su curva pasa casi de puntillas por Candela y no nombra hasta el final a sus padres. Pequeña maldad: está claro que le debe más a su tía.

El aborto de Irene, el primer 'edredoning' y el amor de Julio y María Jesús 

Las lágrimas de Kiko al acordarse de sus hijas. Mediaset

No toda la noche la ha eclipsado Antonio Tejado. Qué va, aquí hay más tela que cortar que en el taller de Maestros de la costura. En primer lugar, resulta que el programa se ha querido interesar por cómo sigue Irene Rosales después de anunciar el domingo pasado que abandonó la casa por un aborto: "He estado angustiada y ahora estoy más tranquila". 

En esas, Kiko Rivera ha vuelto a salir linchado en la red por su comentario de la semana pasada, aquel que decía así: "Me llaman el hombre clavo; donde pongo el ojo, pongo el nabo". Por otro lado, y no menos importante, se ha producido el primer edredoning de la edición, protagonizado por Albalá y Sofía Suescun (22). Yo creo que de la empresa que tienen ambos el único que sufre es Alejandro, lo veo bastante pilladito mientras que Suescun solo vive para ganar. 

María Jesús y Julio Ruz en su acercamiento. Mediaset

Y no me puedo despedir sin hablar de María Jesús Ruiz (35) y su Julio, su osito, como lo llame ella. Resulta que el odio ha vuelto a tornarse en cariño, en nostalgia, en aprecio, en ese ay, lo que hemos vivido. Impagable el momento en que los dos, llorando desgañitados, se han abierto en canal abrazados cual náufragos del Titanic: "No te quiero odiar más"; "Ojalá que no se vayas, María Jesús"; "Me quedo con lo que nos hemos querido". La verdad es que María Jesús tendrá sus cosas -está más pa'llá que pa'ca-, pero lleva el reality en las venas. Eso es así. 

Salvadas: Ylenia y Raquel 

Nominadas: María Jesús y Candela 

[Más información: El comentario machista de Kiko Rivera tras el aborto de su mujer en GH DÚO]