Amador Mohedano (65 años) no levanta cabeza. El que fuera hermano y exitoso mánager de Rocío Jurado hoy vive sus días angustiado por las deudas y con una disputa abierta con Hacienda. Según algunas informaciones, Mohedano se encuentra arruinado y en diciembre se enfrentará a la subasta de la finca Los Naranjos, para él de un gran valor sentimental y fuente de sus últimos ingresos. Sin embargo, pese a este aciago panorama, los problemas no se acaban para Amador. De hecho, solo suman y siguen. 

Noticias relacionadas

Hace unos días su pareja, Jacqueline, con la mantiene un discreto romance desde hace años, fue grabada por unas cámaras de Mediaset a las puertas de la plaza de toros de La Maestranza de Sevilla vendiendo almohadillas -los típicos cojines para ver la faena-, una práctica que, de no estar regulada por el propio festejo taurino, estaría prohibida por ordenanza municipal. En obras palabras, Jacqueline estaría cometiendo una ilegalidad con este trabajo.

Jacqueline durante su jornada de trabajo en La Maestranza. Sálvame

Para conocer de primera mano las consecuencias de este acto, JALEOS se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Sevilla, en concreto con Fiestas Mayores y con el departamento de Órden Público, y se confirma a este medio que, efectivamente, la ilegalidad es un hecho en la citada venta y, en caso de que el infractor fuera pillado en el acto -Jacqueline fue grabada por el programa Sálvame y atendió a los medios al lado de su puesto ambulante-, recaería sobre esa persona una sanción. Eso sí, esa multa no la impone la propia plaza de toros, "ya que no corresponde a su jurisprudencia, sino a la de la Guardia Civil que patrulla las calles aledañas a la plaza y debe estar al tanto de toda anomalía", se apostilla desde la empresa sevillana PAGES, en connivencia con el consistorio andaluz.

Pero, ¿de cuánto dinero sería la infracción de que se está hablando? Este periódico ha conocido, por un caso similar al que cometería Jacqueline, que el montante depende de muchos factores, pero que "ese tipo de sanciones rondan entre los 500 y los 1.000 euros". Sea como fuere, no cabe duda de que continúa la mala racha para el exmarido de Rosa Benito. Su actual pareja sentimental se excusó ante las cámaras de Sálvame alegando que los problemas -refiriéndose a los de Amador- se solucionan "trabajando". 

La pareja de Amador hablando con un cliente. Sálvame

Abanicándose y bailando sevillanas. De ese modo atendió a la prensa Jacqueline, aparentemente relajada y sin importarle salir ante las cámaras vendiendo almohadillas. ¿No es consciente de la ilegalidad? Ella sonrió y le restó importancia al bache económico de su pareja tirando de sentido del humor: "Como decía mi madre, yo en ese gazpacho no he migado nada". Con esta frase ha dado a entender que ella no tiene nada que ver en las dificultades de Mohedano. Eso sí, quiso dejar claro que "Amador está bien, cómo vamos a estar. ¡Para torear! Todo se solucionará trabajando, como hace todo el mundo". ¿Recibirá finalmente Jacqueline una sanción? Tiempo al tiempo. 

Amador, ahogado por las deudas

Amador Mohedano. Gtres

Fue hace unos días cuando saltaba la noticia de la ruina económica de Amador derivada de sus problemas con Hacienda, los cuales le obligaban a aceptar la subasta de la finca que heredó de su hermana. En esas, este medio se puso en contacto con el amigo íntimo del que fuera célebre representante para conocer su ánimo. "Amador está mal y agobiado", aseguró Kisko. Al parecer no tenía constancia de muchas de las cosas que se han publicado esta semana: "No le había llegado ninguna notificación de Hacienda y no sabía nada de esto", afirmaba su mano derecha. En el momento en el que Amador fue consciente de esta noticia, que dio por primera vez hace unos días la revista Corazón, dio el paso más importante de todos: "Este jueves se reunió con Hacienda para ver cómo arreglaban todo esto". Su amigo le acompañó a su cita con el fisco, en una reunión que tuvo lugar en Cádiz. Fueron cuarenta y cinco minutos los que permaneció hablando con los funcionarios de la Agencia Tributaria", se deslizaba a este medio. Ahora resulta que no solo él podría tener deudas, su pareja Jacqueline se sumaría al cúmulo de mala suerte. 

Será el próximo 10 de diciembre cuando salga a subasta la finca de Los Naranjos en la sede de Hacienda de la ciudad de Sevilla. Esta propiedad forma parte de la herencia que dejó su hermana Rocío Jurado. El motivo de la venta de la parte correspondiente de la finca -el 50% pertenece a su hermana Gloria- es su falta de liquidez para pagar la deuda que tiene con el fisco, que podría ascender a 350.000 euros.

[Más información: La 'revancha' familiar de Amador Mohedano: prepara en soledad un documental sobre Rocío Jurado]