Este lunes se estrena una nueva edición del concurso de cocina más conocido de Cuatro, Ven a cenar conmigo Gourmet Edition. Rafi Camino (49 años), Sofía Cristo (34), Olfo Bosé (38), Raquel Revuelta y Olvido Hormigos (47) serán los encargados de meterse entre fogones para demostrar sus dotes culinarias en su propia casa. Mandil en mano, la primera en recibir a sus invitados será la exconcejala de Los Yébenes. Hasta allí, un pequeño municipio toledano situado a unos 100 kilómetros de Madrid, viajarán sus compañeros de programa para someterla a su examen más duro. 

Noticias relacionadas

Hormigos será la anfitriona y abrirá las puertas de su hogar, una especie de chalet atípico con edificación en ladrillo visto que se encuentra justo al lado de la carpintería donde el marido de Olvido, Jesús, trabaja. Tal como pudo comprobar JALEOS mucho antes que Cuatro, en concreto en julio de 2017, la casa de Olvido tiene un corte a medio camino entre moderno y rústico; una exótica mezcla entre lo tradicional y lo ecléctico. Un mueble de madera noble casado con un cuadro abstracto. 

De hecho, una vez en el interior del hogar, sorprende el papel pintado que preside en las paredes. En el hall se aprecia una gran escalera que lleva a las habitaciones superiores. Pero antes, a mano derecha se encuentra el salón fusionado con la cocina, y, en esta, una isla en medio que le da entidad propia. Esta estancia cuenta con tonos blancos, lo que le da una sensación de amplitud. En el salón, de una gran dimensión, se extiende una alfombra de cebra, un estilo asalvajado que se repetirá en diferentes estancias y que demostrará la tendencia rococó de Olvido. 

En las plantas superiores se encuentran las habitaciones -además de una espectacular terraza- tanto de la política socialista como la de su marido -viven en estancias separadas- y las de sus hijos, los cuales cuentan con la suya propia. Todas ellas, precedidas de un recibidor en el que hay una sillas de cebra en las que la protagonista posó para el reportaje con este medio. En su habitación, Olvido tiene un saloncito con una mesa y unas sillas bajas que le diseñó su propio marido. Además, en la habitación principal hay una gran estantería plagada de zapatos de la política, así como un enorme vestidor en el que no cabe un alfiler. Seguro que, como marca la tradición del formato, los concursantes invitados cotillearán cada rincón de Hormigos y descubrirán muchos secretos. 

Vuelve al trabajo tras el pérdida de su padre

Fue el pasado 6 de febrero cuando Hormigos vivió uno de los días más duros de su vida. Sin previo aviso, un infarto se llevó a su adorado padre, Hipólito, algo que le hizo reflexionar sobre lo importante que era en su vida y el gran hueco que ha dejado en su día a día. "Para mí aún está presente, en la familia lo está y más para mi madre. Pero hay momentos en los que le echas de menos. Para mí aún está presente, en la familia lo está y más para mi madre. Pero hay momentos en los que le echas de menos", aseguraba Olvido en una entrevista con JALEOS. 

Aunque el padre de Olvido estaba a punto de cumplir 89 años de edad, su hija aseguró que se encontraba perfecto: "No llevaba ni gafas para conducir. Estaba genial. Y esta mañana se ha levantado bien. He estado yo con él antes de que ocurriera esto". Hipólito siempre estuvo al lado de su hija e incluso la defendió públicamente de algunas informaciones asegurando que en su mayoría eran mentira: "No va a estar cada día con una esquina", decía. adre e hija mantenían una relación estupenda. "Mi hija es muy buena", aseguró en una de sus últimas intervenciones.

[Más información: Olvido Hormigos, destrozada en el entierro de su padre]