Marisol Yagüe (66 años) ha abandonado unos días la cárcel de Albolote, donde se encuentra cumpliendo una condena de cinco años y medio de prisión por el conocido como Caso Malaya, para darle el último adiós a su padre Arturo Yagüe Ormad que ha fallecido en su casa de Marbella, a los 86 años de edad. La exalcaldesa de Marbella llegó al templo de la Encarnación a las 11:45 horas, donde se celebró el sepelio, totalmente de negro, guardando un luto riguroso por su padre, al que adoraba.

Noticias relacionadas

Acompañada de sus hermanos e hijos, Yagüe no dejó de llorar ni un instante y pidió por favor a los asistentes que "en un día así, no me hagáis fotos, aunque solo sea por piedad". Lo cierto es que los asistentes al entierro, en una iglesia abarrotada de vecinos de Marbella, casi no la reconocieron: "Con lo que ha sido esta mujer, decía una de sus conocidas, no queda sombra de ella". Según algunas de las más allegadas a la exregidora municipal que han coincidido con ella en el sepelio, su aspecto físico no tiene nada que ver con la imagen que daba por aquellos entonces, cuando Marbella era el municipio que ella gobernaba desde su sillón de la plaza de los Naranjos y se arrancaba por bulerías con su coro rociero.

La exalcaldesa de Marbella. Gtres

El párroco de la Iglesia de la Encarnación, el padre Pepe, tuvo entrañables palabras para Arturo Yagüe. Marisol estaba muy unida a su padre, ya que las familias siempre han tenido un trato muy cercano entre ellos. En más de una ocasión, según una de las
personas más allegadas a la exalcaldesa Marisol, se había culpabilizado de lo
que "estaban sufriendo sus padres tan mayores por las penas de ella". De
hecho, en más de una ocasión la exalcaldesa, ha pedido que la trasladaran de
prisión de Albolote a Alhaurin para que su "madre, que está impedida, pudiera
visitarla con más asiduidad".

Pepita Reyes, la madre de Marisol, en su silla de ruedas todo el sepelio, era la más entera y la que consolaba a su hija del incansable llanto. En la parroquia estuvo la teniente de alcalde Quica Caracuel acompañando a Marisol, Juan Antonio, Angelines, María José y Julio, así como a su hijo político, Cristóbal Parra, viudo de la hermana de la exalcaldesa Pilarín Yagüe que murió en pleno proceso del Caso Malaya.

Permisos penitenciarios

Marisol con el bastón de mando. Gtres

La que fue alcaldesa de Marbella desde 2003 hasta 2006, ha disfrutado ya de varios permisos penitenciarios desde que ingresara en la cárcel de Albolote, donde cumple condena con otras 146 reclusas. El director de la cárcel provincial de Granada, Jaime Hernández, siempre ha dado partes favorables de la que fue regidora de Marbella. Yagüe, en estos tres días que le conceden de permiso, aprovecha para estar con sus hijos y familiares y últimamente estaba muy pendiente de la salud de su padre. Su progenitor fue un empresario de fruta muy conocido en Marbella. Arturo Yagüe destacó por convertir Marbella en los años 70 y 80 en el principal centro de distribución de frutas selectas de España y pionero en la importación y comercialización de frutos tropicales. Los vecinos de Marbella comentaban en la plaza de la Encarnación que "era un hombre muy trabajador". Arturo Yagüe vendía frutos exóticos que en ningún otro lugar existían.

Servía a los delicatesen de El Corte Inglés en todo España y a otras grandes cadenas, como Carrefour. Traía barcos enteros de piña tropical desde Costa de Marfil y cerezas de Chile, lychees y otros frutos de China o Tailandia. Otros recordaban del padre de la alcaldesa "cómo dominaba todas las zonas de producción importantes, manejaba una flota de pequeños camiones y furgonetas para el reparto diario a hoteles y restaurantes de la Costa del Sol. Y todo lo movía él desde su teléfono, con una capacidad de trabajo impresionante".

Marisol siempre estuvo pendiente del negocio de su padre. Tuvieron un puesto en el mercado de la ciudad. Frutas Yagüe se creó en el año 1932 por el abuelo de la ex regidora Juan Yagüe Pardillos, uno de los más importantes exportadores de Frutas de Aragón. Siempre vivió muy bien la familia y por eso "muchos nunca entendimos que necesidad tuvo Marisol de meterse en esas zancajeas de la Malaya, si vivía como una reina que nunca le falto de nada. Su padre siempre se lo dio todo", explicaban a JALEOS conocidos de la expolítica.

La exedil junto a Isabel Pantoja. Gtres

Otros dos años más de prisión

El año pasado, Marisol recibió la mala noticia de otra sentencia desfavorable para ella. La que logró el puesto de alcaldesa tras una moción de censura en 2003 para sustituir a Julián Muñoz (69) hasta su detención en marzo de 2006, no levanta cabeza. A la condena de cinco años y medio de cárcel por el Caso Malaya, se le sumo el octubre pasado, dos años de prisión y cuatro y medio de inhabilitación como autora de un delito de malversación de caudales públicos por las reformas realizadas en su casa, en 2004. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga volvió a condenarla por emplear parte del material del almacén municipal sin permiso.