Con esmoquin de Pedro del Hierro y zapatos de Ferragamo hacía Boris Izaguirre (52 años) su aparición galáctica en la alfombra roja de la gala de nominados a Los40 Music Awards. Derrochando glamour, término que el venezolano trajo allende los mares e instaló en España a través de un épico libro, el presentador y ahora aspirante a MasterChef Celebrity contestaba a las preguntas de JALEOS agradable, ilusionado y con la grandilocuencia que le caracteriza. 

Noticias relacionadas

Boris Izaguirre en el Florida Retiro. Gtres

Boris, ¿cómo está?

Fenomenal. 

¿Y dónde está? ¿Madrid o Miami?

¡En MasterChef! Soy feliz allí. Es mi lugar favorito del mundo. Estoy encantado de, realmente, haber dicho que sí. Y próximamente, en noviembre, voy a hacer un programa que se llama Sí, quiero ese vestido. Lo voy a presentar aquí en España y en Miami voy a hacer uno para ¡HOLA! TV, el canal de ¡HOLA! en América.

Muy ilusionado con MasterChef...

Encantado. MasterChef es lo más. Hombre, un poco de 'susti', ¿no? Porque todo es muy exigente. Todo es muy de verdad. Y es quizá el único Máster en el que no puedes mentir nada, ni plagiar nada. No puedes copiar ni siquiera lo que está haciendo tu compañero de mesa. 

¿Qué ha pasado entre esos fogones con Antonia Dell'Atte?

Ay, Antonia... Antonia Dell'Atte (58) es una mujer que yo creo que es como un Máster en sí misma. Es un Máster al que llegas sin tutor y sin nada, tienes que apechugar tú solo allí. 

En el primer capítulo ha estado codo con codo con ella.

Somos como muy amigos. Yo siento que vamos a ser muy especiales los dos. En cierta manera, si te pones a ver, Antonia y yo llevamos viviendo en este país el mismo tiempo. Yo llegué en 1992, igual que Alessandro Lequio (58) se enamoró de Ana Obregón (63). Hemos vivido como el mismo país, en cierta manera estamos envueltos con este país, entonces claro que tenemos que estar juntos. 

Boris Izaguirre. Gtres

Desmiente entonces todo aquello que ella dice haber sufrido.

Yo no desmiento nada, ¡yo no desmiento nada! Porque en un Máster... Ya sabes, todo el mundo... Como dijo María Dolores de Cospedal (52): "que cada palo aguante su vela".

Me quiere decir que sí que ha habido entonces aquellas chispas entre los fogones.

En una cocina hay de todo, mi amor. Hay sal y pimienta. Y hay azúcar y vinagre. Hay que vivirlo así. No podemos pensar que todo es una alegría total. Es muy fiesta, el programa en realidad es un desahogo para los espectadores sobre todo españoles que estamos viviendo unos días tan convulsos; y de repente ver ese programa es como para todo el mundo un alivio y por eso tenemos el share que hemos tenido. Somos una alegría. 

Algunos compañeros se apenan de la situación de un programa tan 'blanco', 'manchado' por esta anécdota...

Yo soy transparente pero allí donde estoy yo no todo tiene que ser tan blanco

Además de MasterChef, hay pendiente la emisión de un programa con Bertín Osborne, reencuentro con Javier Sardà y Paz Padilla, ¿qué tal fue?

Lo hicimos este verano. Bertín (63) nos reunió. A mí me sorprendió, de verdad. Hacía mucho tiempo que no recordaba aquel espíritu que teníamos en los camerinos -sobre todo en el mío-. Nos reuníamos antes de salir al programa y la verdad fue muy emocionante recordar eso. Aunque ahora vamos a vivir una nueva etapa... ¡Una etapa que son los reencuentros en MasterChef Celebrity 3!

[Más información: Destapamos el mal rollo de Antonia Dell'Atte con todo el equipo de 'MasterChef Celebrity']