Esta semana los más pequeños de las casas españolas han vuelto al colegio. Para algunos es una rutina que se repite cada septiembre, pero otros han experimentado el primer día de cole de su vida. Es el caso de las hijas de Kiko Hernández (42 años), Abril (1) y Jimena (1), que se han iniciado este mes en la guardería, aunque no en una cualquiera, su padre ha buscado lo mejor para ellas cueste lo que cueste.

Noticias relacionadas

A unos 20 minutos en coche de su casa, el colaborador de Sálvame ha encontrado el centro idóneo para que cuiden de la educación de sus hijas. Se trata de un colegio privado, aconfesional, independiente y mixto. Sigue el modelo internacional y es totalmente bilingüe, ya que imparte clases 100% en inglés. Además, también fomentan el aprendizaje en francés, alemán y chino desde muy temprana edad para que los menores absorban los conocimientos desde pequeños.

Kiko acude en coche cada vez que va a recoger a sus hijas. Gtres

Kiko está muy preocupado por cómo se forman sus hijas y por que adhieran a sus rutinas la importancia de ser políglotas -algo que impulsará su futuro-, pero también la relevancia de vivir con bienestar y atentos a la salud, un tema en el que hacen especial hincapié en el centro al que acuden. Buscan que los alumnos estén sanos de cuerpo y mente, y por eso además de cuidar su alimentación y de tener un médico y una enfermera pendientes a todas horas in situ, se centran en "fomentar la interacción social para el buen desarrollo de los niños".

La guardería, al igual que el colegio del que forma parte, se rige por el modelo educativo internacional en la etapa de Educación Infantil. Tanto importa cada niño y su propia personalidad e historia, que la educación es personalizada y "basada en la estimulación temprana y la experimentación". Se esfuerzan en potenciar las habilidades motrices, sensoriales y lingüísticas con una metodología rica en experiencias e indagación, un punto a favor que sacia la curiosidad infinita de los más pequeños.

Pero si hay un punto por el que Kiko Hernández ha elegido este centro en concreto es por lo que le obsesiona al máximo: la seguridad de sus hijas. Y es que el colegio está acreditado con el Certificado de Calidad S+ de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil. Ese título les otorga la tranquilidad absoluta a los padres de que sus hijos están en las mejores manos y protegidos al máximo cuando pasan su jornada fuera de casa.

Instalaciones de lujo

Las hijas de Kiko podrán formarse en el mismo colegio hasta los 18 años, es decir, hasta el Bachillerato. Y es que mientras la zona de la guardería a la que acuden en la actualidad tiene todos los espacios acondicionados para los más pequeños, cuando crezcan podrán disfrutar del resto de instalaciones del centro. El colegio posee un espacio deportivo de más de 10.000 metros cuadrados, con campo de fútbol, de baloncesto o pista de tenis.

Una amplia biblioteca, un laboratorio, aula creativa e informática son otros de los servicios de los que dispone el centro. Todo un despliegue de estancias para que los menores desarrollen sus capacidades con todas las herramientas a su alcance.

Cuando lleguen a la adolescencia podrán optar por estudiar un curso en el extranjero, y es que el colegio tiene convenios para intercambios de escolares con centros de Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá o Estados Unidos. Por lo que Abril y Jimena recibirán, gracias a su padre, todo lo necesario para triunfar tanto o incluso más que él.

[Más información: El gran momento de Kiko Hernández: cumple años justo antes de volver a ser padre]