Los problemas suman y siguen para la cantante La Pelopony. En su vida no todo es pestaña postiza, cimbrear de caderas o pelos kilométricos al vuelo. Si hace unos meses sufría uno de los grandes desengaños amorosos de su vida y, más tarde, un grave accidente de tráfico en Miami, ahora se pone en tela de juicio su faceta más profesional. Todo se destapó hace unos días en Instagram, cuando Ronny, un exbailarín de uno de los videoclips de la artista, la tildaba de aprovechada, de diva, de haberse obnubilado por la fama y el brillo fácil y de no pagar a su equipo por "las 12 horas de grabación" habituales de los videoclips. Una acusación que solo obtuvo, por parte de la cantante, un drástico bloqueo a esta persona. 

Noticias relacionadas

Pero, ¿cómo es realmente La Pelopony en la intimidad? ¿Cómo se comporta con su equipo en las grabaciones? Para resolver estas dudas, JALEOS se ha puesto en contacto con el que fuera uno de sus bailarines, quien hace el siguiente retrato de la intérprete: "Cuando yo trabajé con ella en uno de sus videoclips, Amor Artificial, me lo pintó todo muy bien. Era su gran momento como famosa, su boom mediático, y de repente me entero de que no me paga".

Según este joven, en pleno renuncio la artista se excusa aduciendo que trabajar con ella es un buen trampolín profesional y que, por tanto, no se debe rebelar. "En ese momento, como aprendiz que era, me callé. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que es su manera de actuar; aprovecharse de la gente", apostilla el damnificado, dando a entender que su caso no es, ni mucho menos, el único en la trayectoria de La Pelopony en el brilli brilli de la música.  

Y es que, la cantante es una persona "muy agarrada", según Ronny, y su forma de proceder a la hora de trabajar es siempre la misma: prometer y poco ejecutar: "Lo hace con todo el mundo, con los bailarines, las personas de maquillaje. Le debe dinero a gente, por eso hace tantos videoclips, porque le salen gratis". A él no le gusta hablar hablar de los demás casos; solo pone voz a su verdad. En su opinión, La Pelopony es una mujer bastante "hipócrita". "Ella se queja de los sueldos que se pagan en la tele, pero no se aplica el cuento a la hora de pagar ella", apunta esta persona con la que habla este digital. Quiere dejar patente que rompe su silencio al tiempo del suceso con motivo del altercado que ha ocurrido entre ellos en Instagram, y no porque tenga ansia de fama y platós: "Si hubiera querido ser famoso lo habría sido en su momento de apogeo, no ahora cuando no es tan famosa y está de capa caída". 

Cuenta este joven que en diversas ocasiones intentó recuperar el dinero que le pertenecía por ese trabajo, pero, lejos de obtenerlo, le hicieron una surrealista oferta: "Se me ofreció trabajar en otro de sus temas y, claro está, dije que no". Para terminar, Ronny asegura que La Pelopony esconde una doble personalidad que saca a paseo cuando le conviene: "En Miami ha hablado mal de España, apoya a Donald Trump y sus palabras sobre el colectivo gay dan vergüenza. Debería ser más agradecida". Sin duda, una relación profesional que no tiene visos de enmendarse y que las partes se muestran irreconciliables. "La verdad escuece, por eso me bloquea", termina su alegato Ronny. ¿Tendrán estas palabras una respuesta por parte de la artista? 

Su grave accidente en Miami

La cantante. Redes Sociales.

"He visto pasar toda mi vida en un segundo". Así relataba La Pelopony el accidente de tráfico que acababa de sufrir en la ciudad de Miami. La cantante catalana ha contado en un vídeo compartido por InstaStories la trágica experiencia que podía haber tenido un final fatal. Todo sucedió a mediados de julio. La Pelopony se encontraba disfrutando de la compañía de un hombre con el que había quedado por Tinder y ambos iban en coche por las calle de Brickell. Ella iba de copiloto y el conductor cumplía con las normas de circulación en todo momento. Sin embargo, de repente apareció de la nada y a toda velocidad un Porsche. Éste se saltó un semáforo en rojo y chocó contra el coche de la artista y su compañero.

Ambos vehículos quedaron totalmente destrozados: "Si no llegamos a tener airbag, nos matamos; si el coche que tenemos no llega a ser bueno, yo estaría muerta literalmente", ha expresado la cantante desde sus redes sociales. Llegaron los servicios de emergencia al lugar y atendieron a todos los implicados en el accidente, en el que, afortunadamente, no hubo víctimas mortales. Sin embargo, La Pelopony estaba muy nerviosa y con lágrimas en los ojos del tremendo susto. La mujer que conducía el coche que provocó el accidente tenía claros síntomas de ebriedad, algo que no dudaron en demandar La Pelopony y su acompañante: "La tía iba borracha. Por eso no me gusta beber alcohol, por eso soy tan sana. No es que se destroce la vida ella, imagínate que me hubiera quedado yo inválida o me hubiera destrozado la cara, yo ya para qué quiero vivir luego".

[Más información: La Pelopony sufre un grave accidente de tráfico en Miami]