Boris Izaguirre (52 años) abre las puertas de su casa madrileña para recibir a Bertín Osborne (62). El presentador, escritor y guionista, que ha establecido su residencia en Miami desde hace tres años, posee dos viviendas en la capital española: una a medias con su pareja, Rubén Pérez Nogueira, y otra a nombre de su empresa, 69 Producciones SL. 

Noticias relacionadas

En el programa de Bertín, el venezolano repasará con detalle los secretos más ocultos de su vida "de telenovela", como él mismo la define, entre Venezuela y España. Para ello, contará con el apoyo de Bibiana Fernández (63), su íntima amiga, y de su padre Rodolfo, quien viajará desde Venezuela para participar en el programa. 

La vivienda madrileña, que comparte con su pareja, se encuentra en el corazón del barrio de Salamanca, en una de las calles más valoradas de la capital. El apartamento tiene una extensión aproximada de 202 metros cuadrados. 

La casa cuenta con un vestíbulo, un salón, un cuarto de estar, un comedor, una biblioteca, tres dormitorios, ropero, dos cuartos de baño, pasillo distribuidor, un despacho, cocina, despensa, cuarto de aseo y un dormitorio de servicio. En resumen, un gran número de estancias en pleno centro de Madrid. 

La pareja reside en esta casa solo cuando viajan a España, ya que la mayor parte del tiempo viven en Miami, donde tienen su domicilio habitual. Según la hoja simple de la vivienda, sobre este domicilio pesa una hipoteca valorada en 222.000 euros, que se terminará de devolver en septiembre de 2033. 

Una vida de "telenovela"

Boris hablará de su vida de "telenovela", como él mismo la define, entre Venezuela y España. Relatará cómo vivió su infancia en el país latinoamericano, su lugar de origen, y contará sus experiencias contra aquellos que le insultaban por ser homosexual.  

Boris Izaguirre en Premios Planeta. Gtres

Asimismo, hablará de su madre, Belén, quien falleció hace tres años a causa de un cáncer, y para ello contará con el apoyo de su padre, Rodolfo. Su madre fue fundamental para su educación y para poder superar la dislexia. 

[Más información: Desmontando a Boris Izaguirre: de la dislexia a su conexión con el más allá]