Si algo está claro de la personalidad de Alba Carrillo (31 años) es lo directa que es al mandar mensajes. A pesar de que pocas veces suele dar el nombre de los destinatarios de sus 'perlas', la elección de sus palabras siempre insinúa de manera transparente a quién se dirigen. Y en esta última ocasión no ha sido diferente.

Noticias relacionadas

La modelo ha escrito una carta que, aunque niega que "vaya a nadie en concreto", lo cierto es que la dirección de sus palabras no podría ser otra que Ana Boyer (28). "Que se dé por aludido quien quiera", comienza sugiriendo la exmujer de Feliciano López (36) en su redacción para la revista Semana.

Ana Boyer con la raqueta para ir a practicar con Verdasco. .

"Aludo solo a los tenistas de 'pelo y media manta' (...) Para sus futuras mujeres quizá...", detalle en sus primeras frases donde no puede negar que su pensamiento está en la próxima boda de la hija de Isabel Preysler (67) con Fernando Verdasco (33). Alba, con la falta de pelos en la lengua que le caracteriza, le pone sobre la mesa a Boyer lo que vivirá -o al menos ella asegura que vivió- junto a su marido deportista: "Tened en cuenta que pasaréis de ser un ente independiente, una persona autónoma con vida propia y dueña de tus horarios a ser una Muñeca de Famosa que se dirige al portal... o que puede ir a la Milla de Oro a comprar".

Carrillo insiste en su carta que al dar el 'sí, quiero', las mujeres de tenistas pasan a un segundo plano y solo viven por y para ellos: "Tu cometido será vivir mientras él vuelve, organizar tu agenda en relación a sus compromisos profesionales". Pero Ana Boyer no es de las que le espera en casa, sino que viaja junto a él; aún así Alba también conoce esa opción: "Puedes viajar a los torneos para compartir 'románticos' momentos con él y con las 17 personas que le acompañan, coach, preparador físico, padres...".

Pero, sin duda, si hay un aspecto que la modelo ha querido remarcar es el de las infidelidades que, según ella, sucede asiduamente en el mundo del tenis: "Tendrás que estar dispuesta a aguantar otros pesos, no solo el de ser una 'mujer de', sino también el de la cabeza, por todo lo que pueda ir creciendo ahí".

En esa misma línea, la maniquí pretende hacer consciente a la futura mujer de tenista de cómo serán sus noches nulas de pasión: "Prepárate para que por puro cansancio físico debido a su trabajo, no por otra cosa, en tu casa no haya salto del tigre, ni siquiera del perrillo pekinés". Así que para esos ratos en los que necesite desfogarse de algún modo le aconseja "aferrarse a la tarjeta de crédito, que nunca te fallará".

En esa soledad que presenta Alba en la vida de una esposa de una estrella del tenis, no solo es que la mujer casi desaparezca sino que además tendrá que ver y escuchar cómo se ensalza a su marido: "Vas a tener que oír constantemente lo guapo, listo, estupendo y maravilloso que es él", algo que, según cuenta, tendrá que aguantar incluso cuando "hayas discutido con él porque minutos antes se ha olvidado de ti en el lobby del hotel junto a su cubo lleno de pelotas".

Con toda esta historia antagónica a cualquier cuento perfecto de Disney, Alba busca concluir con un mensaje claro hacia las mujeres que tengan en mente casarse con un tenista. Con su alegato final la concursante de Supervivientes 2017 lo que les aconseja es, poco menos, que huyan mientras puedan: "Si no estás dispuesta a 'figurar', a ver, oír y callar, ese no es tu lugar. No te cases, te lo digo con cariño".

[Más información: Ana Boyer y Fernando Verdasco se casarán el 8 de diciembre en las Bahamas]

Ana Boyer y Fernando Verdasco, felices a poco más de un mes de su boda. Redes sociales