Sábado Deluxe recibía este sábado a Alba Carrillo (31 años) y su madre, Lucía Pariente, en lo que parecía iba a ser la firma de la paz con el universo Sálvame después de varios enfrentamientos de ambas con colaboradores del programa.

Noticias relacionadas

Sin embargo, el hecho de que el programa sentara a ambas para que se entrevistaran mutuamente terminó por hacer estallar a la modelo, que abandonó el programa tachando a todos de "gentuza".

Más tarde, Carrillo explicó que su improperio sólo se refería a Diego Arrabal. La exconcursante de Supervivivientes no se sentía cómoda con la presencia del paparazzi en plató, con quién ya ha tenido algún que otro encontronazo debido a un vídeo que tiene en su poder. "Quiero pedir perdón a todos menos a Diego Arrabal. Lo de gentuza lo decía por él. Me ha hecho mucho daño con el tema de mi hijo”, dijo Alba antes de que Jorge Javier Vázquez pidiera a Arrabal que abandonara el plató para que la entrevista continuara.

Sea como fuere, lo cierto es que esta no es la primera vez que la modelo abandona un plató de televisión. De hecho, rara es la ocasión en la que Carrillo, tras enfadarse por alguna cuestión, decide marcharse en pleno directo. Lo ha cogido ya como un hábito para que se hable de ella.

Lucifer Pariente

La última vez fue en julio durante el debate final de Supervivientes. Entonces, Jorge Javier Vázquez hizo un comentario sobre Lucía Pariente que no gustó nada a Carrillo. "Ya me han dicho que te has cambiado el nombre, ¿no? Ahora eres Lucifer Pariente", comentó. “Y si ella es Lucifer, tú serías Luciferina", concluyó dirigiéndose entre carajadas a la modelo, quien no pareció aceptar de buen grado el chascarrillo.

De hecho, pasados unos minutos, el presentador preguntó a la ex de Feliciano López si le pasaba algo, contestando con cierta desgana que se estaba amoldando de nuevo a España tras su paso por el concurso. Sin embargo, se palpaba en el ambiente que estaba enfadada. Algo que se descubrió después de que Jorge Javier volviera a hacer una broma sobre su madre. "Lucía o Lucifer para los amigos", recomendó a Oriana llamar a Pariente.

"Jorge, ¡ya! Vamos a hacer bromitas con otros", explotó la joven. "No voy a coger tu opinión. Eres injusta. Si hay alguien que os ha apoyado, es este que está presentando. Fíjate si te conozco que te he preguntado si te pasaba algo porque te he visto con cara de acelga", le espetó Vázquez. Tras esto, la modelo aguantó el tipo en plató con cara de pocos amigos y tras una pausa publicitaria, la maniquí decidió no volver.

La bronca con Laura Matamoros

Tal son los enfados de Carrillo que incluso también se planteó abandonar Supervivientes después de una monumental bronca con Laura Matamoros que ni siquiera empezó ella, sino su madre, pero en la que se terminó viendo envuelta.

Todo comenzó cuando Lucía Pariente pronunció el nombre de Kiko MatamorosLaura Matamoros sacó la cara por su padre y se metió de lleno en una guerra que salpicó a Carrillo. La exmodelo no soportó ni un insulto más y mucho menos que se hablara de su hijo en la televisión.

Tras esto, Carrillo amenazó con marcharse del concurso, a lo que la dirección del programa contestó permitiéndole estar tres días en un resort para reflexionar si se quedaba o no. Finalmente, tras afirmar sentirse más tranquila, se reincorporó al concurso.

La bronca con Ylenia

También en otro reality de la cadena, aunque en su debate, Carrillo abandonó el plató. Fue en El Debate de Gran Hermano 17. Entonces, un enfrentamiento con Ylenia le llevó a salir del programa en una pausa publicitaria.

Todo empezó cuando la voz de Pégate defendía en el plató que ella no era una choni después de que se la comparase con alguna nueva concursante del reality. A pesar de que los espectadores no escucharon nada, Ylenia aseguró unos minutos más tarde que Carillo había insinuado que el chonismo sí corría por sus venas. Un comentario que hizo estallar a la valenciana.

Ylenia comenzó a despotricar contra su recién estrenada compañera. “Prefiero ser una choni que la ex de”, comenzó diciendo.Carrillo tenía la cara desencajada y no sabía cómo aceptar los golpes. Poco acostumbrada a este tono en televisión, se dedicó a escuchar. “Estás aquí porque te han dado una patada”, continuó Ylenia. Sólo unos minutos después abandonaba el plató.

La huída de Paz Padilla

Distinto motivo tuvo para abandonar Sálvame. Días antes del estreno de Hable con ellas, Paz Padilla acudió al plató del programa de Carrillo para describir sus secretos. La presentadora entrenó en el plató con el micrófono como único arma. No fue la sorpresa que se esperaba Alba Carrillo en el día de ensayo general (con público incluido). Cuando la ex del tenista vio a la presentadora a lo lejos comenzó a huir despavorida, descalza y con un albornoz como prenda de vestir.

La espantada de Lucía

Las espantadas de Carrillo, no obstante, no son únicas. Tiene a quien parecerse. Y es que su madre también ha decidido abandonar un plató después de no escuchar algo que no quisiera. También durante una gala de Supervivientes, Lucía Pariente se marchó del programa antes de realizar la entrevista que estaba programada por haber escuchado a Nagore Robles decir que Alba Carrillo es "igual de esquizofrénica que su madre".