Se avecinan tiempos difíciles para Belén Esteban (43 años). Al juicio que encara este martes contra el que fuera su representante, Toño Sanchís (43) se suma la reboda de su ex, Jesulín de Ubrique (43), sus problemas con Hacienda y la mayoría de edad de su hija Andrea (17), que traerá consigo una presión mediática sobre la niña hasta entonces inexistente. Precisamente para salvaguardar los derechos de ésta, la de San Blas ha iniciado una nueva batalla judicial contra aquellos que, en su opinión, han lesionado su intimidad familiar y su honor por la publicación de aspectos relacionados con la intimidad de su familia. 

Noticias relacionadas

Esteban ha elegido un momento clave para defender a Andrea: justo cuando faltan dos meses para que la joven cumpla la mayoría de edad. Será entonces cuando se marche al extranjero para alejarse del foco mediático.

[Más información: La venganza de Belén Esteban: la exclusiva de Andreíta exlipsaría la 'reboda' de Jesulín y Campanario]

Madre e hija durante unas vacaciones. Gtres

EL ESPAÑOL ha podido saber que tanto ella -en nombre de Andrea- como su hermano Francisco emitieron hace unos días varios requerimientos judiciales a dos conocidas revistas y al autor de un libro que verá la luz en julio. En opinión de los letrados de la de San Blas, los tres habrían lesionado la intimidad familiar no sólo de su hija, sino también del padre de Belén Esteban.

Según la documentación a la que ha tenido acceso este medio, las notificaciones se dirigen contra las revistas Pronto y Lecturas, así como contra Julián Fernández, biógrafo que actualmente tiene su próximo libro, La princesa al desnudo, listo para ver la luz coincidiendo con la mayoría de edad de Andrea y con la reboda de Jesulin.

[Más información: Belén Esteban prepara el salto de Andreíta a la fama: de la tele al papel couché]

Extracto de uno de los requerimientos remitidos por los abogados del clan Esteban. EL ESPAÑOL

Con todo, las cantidades que reclaman los dos hermanos (en nombre de Andrea y de su abuelo ya fallecido) son distintas según el demandado del que se trate. Por ejemplo, al autor del libro le piden 284.000 euros cada uno. A la revista Lecturas le piden, por su parte, más de 120.000, mientras que Pronto tendría que indemnizarles con más de 162.000 euros si no quiere que el requerimiento termine en juicio. En total, la suma total superaría con creces el millón de euros, tal y como figura en los requerimientos a los que ha tenido acceso este medio.

Además, tanto Esteban como su hermano exigen la rectificación inmediata de las informaciones y que se abstengan en lo sucesivo de publicar o divulgar detalles acerca de la intimidad familiar de la ex de Jesulín.

EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con la revista Lecturas, pero sus directivos han preferido mantener la prudencia y el silencio a la espera de que las notificaciones recibidas se traduzcan o no en un juicio, algo que el autor de la biografía de Belén Esteban no cree que suceda. "No prosperará. Creo que lo que ocurre es que ella está muy nerviosa porque en julio se abrirá la caja de Pandora con todo lo que se le vendrá encima. Ella no ha reflexionado y se ha lanzado a una piscina que no tiene agua". ¿Y si prospera el proceso y tiene que pagar lo que le reclama la de San Blas y su familia? El escritor se ríe. "Quiere ponerse al día con Hacienda y le vendría muy bien todo ese dinero, pero de mí no va a cobrar. Soy insolvente. Y ella una mentirosa compulsiva".

El autor sigue manteniendo su versión de la historia, parte de la cual podrá leerse dentro de mes y medio. "Todo está en mi libro, aunque hay muchas cosas que he omitido". Pero antes, la de Paracuellos del Jarama tiene otro frente abierto, otro escollo que afrontar: su cara a cara con Toño Sanchís en los tribunales, un acto nada fácil para la colaboradora que supondrá el primero de una serie de quebraderos de cabeza a los que Esteban tendrá que hacer frente a lo largo de los próximos meses.

[Más información: Toño Sanchís, sobre Belén Esteban: "Es una superviviente de la mentira"]