Está claro que el lujo no está al alcance de todo el mundo y esta sección de EL ESTILO, Lo que nunca podrás comprarte, lo demuestra cada semana. Si la semana pasada se abordó la pulsera Cartier más cara del mundo valorada en 5 millones de euros, ahora le toca el turno al cinturón más exclusivo

Noticias relacionadas

Estamos hablando del cinturón Stuart Hughes de Guccidiseñador de moda que utiliza los materiales de mayor calidad para garantizar complementos de infinitos usos y ampliamente duraderos. El cinturón lleva el nombre de su creador, el diseñador  Hughes, de Goldstriker International. Es famoso, esencialmente, por cubrir de oro y diamantes todo lo que pasa por sus manos, bien sea un iPhone, un encendedor... O, si el cliente tiene suficiente caché, lo que este le encargue. También puede presumir de haber creado el cinturón más caro del mundo.

La suya ha sido una suerte de obsesión con los cinturones durante toda su carrera. Su variedad de colores y diseños ha hecho que sea una prenda que no pasa de moda y que, más importante aún, quede perfecta en cualquier ocasión. Este que nos aborda es de piel con la peculiaridad de que la clásica hebilla con la típica doble G de la firma italiana está hecha con 250 gramos de platino, y además lleva incorporados 39 diamantes de un total de 30 quilates. Semejante diseño es fruto del capricho de un anónimo millonario, y es que no todo el mundo lo puede pagar. 

En total hay tres piezas como esta en el mundo, una ya tiene dueño, pero las otras dos están totalmente disponibles. Cuando un cinturón cuesta alrededor de 169.000 euros, es porque sin duda debe ser muy especial. Es el cinturón más caro jamás fabricado, así como el producto más caro jamás vendido por Gucci.

Si deseas un cinturón de este estilo -y te lo puedes permitir-, pero te has quedado con las ganas porque se agotaron las pocas unidades que se mandaron hacer, la empresa virtual Republica-fashion.com también puso a la venta otro tipo de cinturón más económico, pero igual de lujoso. Por ejemplo, desembolsando una suma de 91.879 euros puedes llevarte una de las pocas unidades diseñadas también por Hughes y fabricadas a base de preciosos y costosos diamantes.

Stuart Hughes, todo un innovador 

En mayo de 2009, Stuart Hughes presentó el iPhone 3G más caro del mercado. Carcasa de oro de 22 quilates y logo de diamantes por 28.000 euros. En mayo de 2010, se atrevió con el Macbook Air, y lo convirtió en Suprem, es decir, en un artículo exclusivo de 228.000 euros. También ha puesto en el mercado los televisores más caros del mundo, cubiertos de oro y piedras preciosas. Una de sus últimas aventuras fue lanzarse a la confección

[Más información: Lo que nunca podrás comprarte: la pulsera de Cartier valorada en más de 5 millones de euros]