Son nuestro centro de energía y la fuerza de la vida, según la cultura hindú. Los chakras están en nuestro cuerpo y es fundamental que estén equilibrio para que todo fluya. Hay muchas formas de desbloquearlos para que estén en sintonía pero una de las técnicas más antiguas es la aromaterapia. Ya en el antiguo Egipto, que ha dejado uno de los legados más completos de medicina en el mundo, el uso de aceites esenciales con fines terapéuticos era una de las principales ramas de estudio.

Noticias relacionadas

Una sabiduría que ha llegado hasta nuestros días en forma de papiros y en inscripciones en templos donde se enseña a tratar los siete chakras que conforman nuestro ser: físico, emocional, astral, patrón etéreo, celestial y patrón cetérico.

En un mundo cada vez más caótico y estresante es fundamental restructurar los daños a nivel energético y físico que se producen día a día. Una buena idea para ello es el masaje con aceites sagrados egipicios que ayuda a la liberación de bloqueos emocionales.

Una de las cabinas de Natividad Lorenzo.

"Cuando realizamos este masaje actuamos sobre las glándulas endocrinas, regulando los bio-ritmos de las personas. Su efecto es tan intenso que permanece en nuestro organismo corrigiendo y armonizando durante 28 días", aseguran desde el centro de estética y salud Natividad Lorenzo.

No es la única propiedad del llamado 'masaje de los faraones' también favorece la eliminación de toxeminas y bacterias en el organismo, estimulando el sistema inmunológico. Reduce el estrés, produciendo una profunda relajación; y activa y acelera la capacidad autoreparadora del cuerpo (enfermedades, emociones y dolor).

También ayuda a despertar la conciencia y armoniza, energiza y estabiliza física, mental, emocional y espiritualmente.

Durante el masaje, de 90 minutos de duración, se aplican los 14 aceites esenciales procedentes de flores y plantas que mantienen sus propiedades iniciales consiguiendo unos aromas muy intensos. Unas esencias que van directamente al cerebro y que son capaces de transportarte a recuerdos y emociones diferentes. Se comienza por los pies para continuar en el rostro y terminar en la zona de la espalda. Según los expertos, lo ideal es repetir la técnica una vez al mes para mantener el equilibro de nuestro cuerpo y mente.

[Más información: ¿Sabías que un masaje de manos es casi tan placentero como uno podal? Descubre sus beneficios]