Aunque todavía quedan varias semanas de verano, son muchos los que ya han regresado de vacaciones. Un tiempo de descanso y relax donde el sol es el gran protagonista, para lo bueno y para lo malo ya que nuestra piel se resiente. 

Noticias relacionadas

Así, es conveniente tomar un cuidado extra con la piel tras volver de vacaciones, sobre todo en el rostro, para evitar la aparición de manchas solares o la perdida de luminosidad. EL ESTILO hace una selección de algunos tratamientos para evitar que esto ocurra: .

1. Cápsula del tiempo. Este procedimiento tiene el objetivo de regenerar las células a la vez que se aporta iluminación y se revitaliza la piel. Como el que se realiza en los centros Carmen Navarro. Se trata de una limpieza en siete fases, con la que se consigue eliminar las impurezas que impiden que tu rostro brille con luz propia.

Su doble exfoliación, química y manual, prepara la piel para el tratamiento que finaliza con una máscara de luz LED o con efecto vibratorio que conseguirá un mejor resultado del tratamiento. La duración es de 70 minutos y está recomendando para todas aquellas pieles que necesiten una dosis extra de luz.

2. Cura exprés de hidratación. Para este tratamiento es recomendado el Saypha Rich de los laboratorios Croma, una combinación de ácido hialurónico no reticulado y de glicerol, potente antioxidante frente a los radicales libres, que consigue que la piel se hidrate en profundidad, mejore su firmeza, atenúe pequeñas arrugas y se mantenga más protegida frente a los signos de envejecimiento.

Está recomendando para devolver la hidratación perdida y frenar los primeros signos del paso del tiempo. "El producto está indicado para reponer la pérdida de ácido hialurónico ya sea por factores externos, como el abuso de la exposición solar, o el proceso natural de envejecimiento, para mejorar la hidratación, el tono y la elasticidad de la piel, además de actuar como atenuante de arrugas finas e incipientes", según explica el doctor David Romero de la clínica Epidermos de Barcelona.

En verano la piel sufre mucho.

3. Evitar las manchas. Una de las mayores preocupaciones después del verano son las manchas solares. Una hiperpigmentación que tiene solución gracias a los avances de la medicina dermatológica.

En el Instituo de Benito han dado con la clave con su tratamiento basado en la luz pulsada, que va directa a la melanina, primero oscureciendo la mancha (durante 10 días) para finalmente hacerla desaparecer.Todos los tratamientos de luz pulsada se acompañan de un peeling químico que prepara la piel. 

4. Una dosis extra de luminosidad. En los centros LPG han ideado un protocolo perfecto para poner nuestra piel a punto con su tratamiento antiedad y luminosidad. Gracias a su la acción de los cabezales del equipo LPG se consigue suavizar las arrugas y las líneas de expresión. También se reducen las manchas y las imperfecciones a la vez que se devuelve el oxígeno y la luminosidad perdida tras los excesos del verano.

[Más información: La tendencia en 6 prendas: el metalizado se adueña de la moda este otoño]