"Si las mujeres se atreven con el tono berenjena, lila, azul o verde… ¿qué problema habría con el rosa champagne o pastel?. Así piensa David Lesur, director de formación de los salones David Künzle sobre este color que tantos dolores de cabeza ocasiona a quiénes se atreven con él. Y es que cada vez es más común en todo tipo de mujeres y ya no es exclusivo en chicas jóvenes y/o atrevidas siempre en busca de sorprender e innovar, el pink hair es una realidad palpable en la calle aunque de momento se vea más en delicados reflejos o degradados muy sutiles.

Noticias relacionadas

El rosa da un juego increíble, se aplica por medio de distintas técnicas y existen tonalidades infinitas que van desde el rosa más fuerte al pastel, melocotón o coral y además favorece a cualquier tipo de piel, no presentando muchas complicaciones a la hora de retirarlo: "Los que quizás veamos más son el pink blonde y el rosa champagne. El primero es el rubio platino de toda la vida con un matiz rosa que puede ir desde tonos más pasteles y sutiles a un rosa más oscuro, pero sin llegar al color chicle. Es perfecto a cualquier edad".

"El segundo, cuyo nombre le viene por esos destellos dorados que le aportan elegancia y un ligero toque vintage, no es muy arriesgado pero sí tremendamente favorecedor", comenta Lesur, que continúa sobre otros tipos de rosa, recomendando aplicar reflejos desde medios a puntas, para no parecer que llevamos peluca: "Sobre todo si optamos por un rosa fuerte como puede ser el fucsia. La mecha californiana vendría muy bien en estos casos y si hablamos de rasgos faciales, mejor rosas claros en rostros alargados y más oscuros en aquellos ovalados. En el primer caso porque suavizan y en el segundo, porque aportan rotundidad y dureza a un rostro más dulce o aniñado".

El rosa también es ideal para las melenas cortas.

Trucos para conseguir un rosa sorprendente

Nuestro objetivo de un rosa acorde a lo que buscamos es mucho más sencillo si optamos por el melting, como recomienda Paul Tudor, responsable del salón David Künzle Fuencarral, para crear así un degradado con varios tonos de este color: "También debemos protegerlo en cada paso de la coloración si hemos elegido un rosa fuerte o vamos a aplicar varios productos, los hay especiales para mantener el cabello intacto, brillante y con volumen".

Otro consejo es añadirle movimiento al rosa por medio de ondas: "Una melena ondulada luce mejor todos los matices aplicados durante la coloración. Primero divide el cabello en secciones, luego da paso a la protección térmica y comienza a crear ondas con un rizador, para terminar de darles forma con las manos y listo. Te durarán más si las tratas con un buen champú especial, acondicionador y mascarilla", concluye Paul Tudor.

[Más información: Los 7 tocados perfectos para cualquier ocasión: del festival a la boda más elegante]