Cristiano Ronaldo (36 años) tiene ya todo preparado para abrir en el mes de agosto su clínica de lujo de injertos capilares en la milla de oro marbellí. El jugador de futbol, en esta nueva apuesta, contará con su segunda clínica en España, después de la apertura de la primera en Madrid, hace ya dos años.

Noticias relacionadas

Según ha sabido JALEOS en exclusiva, los negociadores del grupo Insparya, al que pertenece el futbolista, han firmado un contrato de diez años para contar con las instalaciones de este hospital de lujo, que en su día inauguró Julián Muñoz (73) en el verano de 2002, pagando un alquiler de 20.000 euros al mes.

Aunque su propietario, el doctor Ramón Roig, tiene la clínica puesta a la venta, los socios de Cristiano Ronaldo han declinado la compra y se han inclinado simplemente por arrendar el inmueble, que está ubicado en la urbanización Lomas del Río Verde, en una de las zonas más lujosas de la Costa del Sol.

La clínica 'maldita' de Marbella que ahora ha alquilado Cristiano Ronaldo. EL ESPAÑOL

La firma del portugués ha pedido también a la actual propiedad que vacíe el hospital de todos los enseres que hay en sus instalaciones. En estos días van a acometer un importante cambio de imagen y harán una campaña de publicidad en la que han invertido unos cinco millones de euros. A Ronaldo le encanta el destino Marbella. Son variadas las incursiones del centrocampista a esta ciudad. La última vez recaló en la lujosa urbanización privada de La Zagaleta, donde disfrutó de todo tipo de estipendios con su adorada Georgina Rodríguez (27).

15 quirófanos para Ronaldo

Según ha sabido este medio, las instalaciones contarán con 15 quirófanos premium, además de salas de tratamientos, consultas y despachos médicos. Todo ello distribuido en 4.000 metros cuadrados que ocupa actualmente el hospital. Para poner en marcha esta nueva clínica, se cuenta con un equipo de más de un centenar de personas, entre facultativos médicos y de enfermería, dirigidos por el doctor Carlos Portinha, Chief Clinical Officer del Grupo Insparya.

Pero Cristiano Ronaldo no detiene sus pretensiones médicas en este hospital de lujo de Marbella. Su grupo, Insparya, ha consumado recientemente la absorción de las clínicas Saúde Viável en Portugal que, tras la entrada de Cristiano en el accionariado, pasan a formar parte del grupo. De este modo, Insparya ha pasado este 2021 de tener una clínica en Madrid a contar con siete centros (Marbella, Lisboa, Algarve, Braga y dos clínicas en Oporto), pasando de 18 quirófanos a más de 65 y contando con un equipo de más de 300 personas.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez, en su jet privado.

La próxima clínica será en Milán a finales de año, que para eso está residiendo el futbolista con su familia. El CEO del grupo capilar portugués, Paulo Ramos, subraya: "Italia es un mercado muy importante para nosotros, ya que los italianos son personas preocupadas por su imagen y su salud. Además, Italia es una ubicación estratégica porque está cerca de países en los que queremos conquistar mercado".

La intención empresarial del grupo médico de Cristiano Ronaldo es tener presencia en los próximos tres años en las grandes capitales de Francia, Bélgica o Alemania, aperturas para las que cuenta con 25 millones de euros; y culminar su expansión en 2027 con diez clínicas internacionales que facturen unos cien millones de euros.

Un hospital con luces y sombras

Desde que en el verano de 2002 se inaugurase Molding Clinic, el hospital no ha estado exento de polémicas. El 23 de octubre de 2005, el centro médico saltó a la portada de los medios de comunicación cuando Stella Obasanjo, la primera dama de Nigeria, fallecía en él dos días después de haberse sometido a una liposucción. 

En aquel momento, la periodista que suscribe esta información, habló con Antonio Mena, el cirujano que fue acusado de homicidio imprudente porque, según la Fiscalía, "no controló correctamente la cánula con la que se extraía la grasa" y causó a la paciente cinco incisiones que le provocaron "una pérdida masiva de sangre" y la posterior muerte de la paciente por shock séptico e hipovolémico.

El doctor recogió durante estos años "pruebas concluyentes y definitivas" que apuntan a que "lo que ocurrió con Stella Obasanjo no fue una negligencia médica, tal y como se le imputó, sino un asesinato premeditado en toda regla". Así lo ha manifestado, aportando las supuestas pruebas en el libro: La verdad sobre la muerte de la primera dama de Nigeria.

Hospital Banús.

A los pocos años de este lamentable suceso, la clínica maldita en la que tuvieron lugar estas desgraciadas circunstancias cambió su nombre y la alquiló el grupo Humanline Banús. Otra vez la mala suerte se cebó con el hospital y jugó una mala pasada en los quirófanos. Una mujer cubana, que se sometía a otra liposucción, y arreglo de ojos, falleció en las instalaciones tras la operación.

Ahora, el nuevo grupo de Cristiano Ronaldo quiere dar oxígeno y energías a este espectacular lugar, por el que en tiempos del gilismo desfiló toda la plana mayor de la elite marbellí.

Desde Jesús Gil para someterse a oxigenación de la sangre a Julián Muñoz, que se hizo todos los tratamientos de estética habidos y por haber, pasando por Maite Zaldívar (64) y hasta la mismísima Dulce (53), la niñera de Isa Pantoja (25), para tratarse unos problemas del riñón. La fallecida Marujita Díaz y Norma Duval (65) también pasaron por estos quirófanos que han marcado una época de Marbella.

[Más información: Georgina Rodríguez, máximo lujo en Mónaco: más de 80.000 euros en exclusivos estilismos]