Jennifer Lopez (51 años) y Alex Rodríguez (45) se separan tras cuatro años de relación. La ya expareja ha anunciado su ruptura a través de un comunicado conjunto que han hecho llegar al programa de la NBC estadounidense Today. "Nos hemos dado cuenta de que somos mejores amigos y esperamos seguir siéndolo. Continuaremos trabajando juntos y apoyándonos mutuamente en nuestros negocios y proyectos compartidos. Deseamos lo mejor para nosotros y para nuestros hijos. Por respeto a ellos, el único comentario que tenemos que decir es gracias a todos los que han enviado palabras amables y apoyo", han manifestado en ese texto firmado por ambos.

Noticias relacionadas

Después de verse envueltos en rumores de ruptura hace unas semanas, el pasado mes de marzo. En aquel momento, ninguno de los dos se pronunció al respecto. Guardaron silencio ante los titulares. El mismo que, ahora, han roto en un comunicado conjunto en el que confirman que aquellas informaciones eran ciertas y que, tras cuatro años de relación, han decidido tomar caminos separados

Imagen de esa grabación que él ha colgado de un rincón íntimo de su casa con recuerdos de estos años.

Alex, en un ejercicio de nostalgia, publicaba en sus stories de Instagram horas antes de que se emitiera esta confirmación una pequeña grabación de un rincón de la casa que han compartido con instantáneas en las que se les ve juntos y en las que, por supuesto, aparecen los hijos de uno y otra. Porque, a pesar de no haber tenido hijos en común, sí les han inculcado a los que aportaban de matrimonios anteriores el espíritu de familia que siempre han tratado de mostrar de cara a la opinión pública.

Mientras que JLo fue madre por partida doble junto a Marc Anthony (52), los mellizos Max y Emme (13), el exdeportista lo es de dos niñas que comparte junto a Cyntia Scurtis (48), Natasha (16) y Ella (12). Su propósito, ahora, es que esa buena relación que se había creado entre los menores, continúe a pesar de que se han dado cuenta de que no pueden continuar siendo pareja.

La artista y su novio comenzaron a salir en 2017, seis años más tarde de que ella se divorciara de Marc Anthony. Un par de años más tarde, en marzo de 2019, el jugador de béisbol de origen puertorriqueño le pedía matrimonio a Lopez, que no dudaba en aceptar el compromiso. Y empezaba a lucir el anillo que este le entregaba, valorado aproximadamente en un millón de euros, y que dejaba de ponerse hace unas semanas, casi a la vez que empezaban los rumores de ruptura.

Doble cancelación de su boda

Si no hubiera sido por la pandemia, Jennifer y Alex estarían casados y, ahora, la separación hubiese tenido más complicaciones -al menos, las derivadas de las gestiones burocráticas que hay que acometer cuando se inicia un proceso de divorcio-. Porque tenían previsto celebrar su boda la pasada primavera. Ella, sentada en el plató del programa de Ellen DeGeneres (64), en abril de 2020, explicó: "Ya iremos viendo qué pasa. La verdad es que no tengo idea de qué va a suceder en lo que respecta a las fechas y todo lo demás".

JLo y Alex Rodríguez en una imagen de su pedida de matrimonio.

A finales de ese 2020, y tras haber leído muchas informaciones sobre el hecho de que podían haber cancelado su boda de manera definitiva, Jennifer Lopez dejó caer que, efectivamente, no habría celebración. Pero no porque hubiese crisis entre ellos: "Hemos hablado sobre esa posibilidad. Quiero decir que, teniendo en cuenta nuestras edades y el hecho de que ya hemos estado casados antes, no es algo imprescindible ni urgente. Nos lo preguntamos varias veces: '¿Nos casamos? ¿No nos casamos? ¿Qué significa una boda para nosotros?'. Es algo muy personal que debemos compartir como pareja, tenías que pararte a pensar sobre lo que de verdad querías hacer".

En febrero de 2021 empezó a hablarse de una posible infidelidad de él. En concreto, con la modelo Madison LeCroy (30), que expicó públicamente que se había intercambiado mensajes íntimos con Alex Rodriguez. Aunque dejaba claro que no habían tenido contacto físico, lo cierto es que aquello pudo dinamitar la relación. Provocar que se haya llegado a este final que ellos mismos acaban de confirmar.

[Más información: Jennifer Lopez, la "Benjamin Button latina": las fotos que revolucionan las redes en una fecha especial]