La todavía primera dama de Estados Unidos, Melania Trump (50 años), ha presidido su penúltimo acto oficial antes de que su marido, Donald Trump (74), ceda el testigo al demócrata Joe Biden (77): la recepción del árbol de Navidad que adornará la Casa Blanca, una tradición que se remonta a 1966. 

Noticias relacionadas

Fiel a su estilo, y sin perder la sonrisa -hecho destacable que se podía apreciar debido a que no ha usado la mascarilla sanitaria de rigor-, Melania ha posado ante los medios de comunicación apostados a las faldas de la que aún es su residencia. Para tan importante momento, la mujer de Donald ha optado por un look compuesto por un abrigo, con estampado pata de gallo en blanco y negro, de la colección de primavera 2018, firmado por Balenciaga, y cuyo precio ronda los 3.000 euros.

Melania posando para los medios de comunicación a las puertas de la Casa Blanca. Gtres

Las crónicas han recordado que guarda un importante parecido con aquel que lució el año pasado para inaugurar el alumbrado de la Casa Blanca, o con el que cerró su outfit en 2017 durante su reunión con el príncipe Harry (36). Melania ha combinado el abrigo con unas botas negras de tacón y unos guantes largos de la misma tonalidad. Muy amable con los medios allí agolpados y con el personal que transportó los dos abetos navideños, la mujer del todavía presidente desvelará en unos días cómo es la decoración navideña de la Casa Blanca, otra de las grandes tradiciones.

Ese será, definitivamente, su último acto oficial como primera dama, para el que todos esperan que se esmere especialmente en su look, puesto que sabido es por todos que es uno de los acontecimientos del año que menos ilusión hace a la esposa del mandatario estadounidense. "¿A quién le importa la decoración de Navidad?", se quejó en 2018 y quedó grabado. Ya no tendrá que volver a posar junto a los abetos. 

Jill Biden vs. Melania 

Joe Biden y su mujer, Jill (69), se instalarán en la Casa Blanca el próximo 21 de enero. Jill Biden ha tomado especial relevancia en los últimos días -marcados por los resultados electorales-, al igual que ha ocurrido con la primera dama saliente, Melania. De hecho, ambas mujeres fueron dos de las protagonistas de esta agónica semana electoral. Su objetivo es el mismo, pero ninguna tiene que ver con la otra. Las separan 19 años de edad, su forma de ser y hasta de vestir. Precisamente, las elecciones sirvieron para conocer con mayor profundidad la personalidad de cada una.

Melania, la hasta ahora primera dama, se ha mostrado fría, silenciosa y serena. Su apoyo a Donald Trump ha sido desde la distancia. Mientras él pronunciaba su discurso previo a las elecciones, ella permanecía con una actitud rígida, neutral y callada. Jill Biden, por su parte, ha sido todo lo contrario. Recientemente, se ha visto a la mujer del demócrata cercana, participativa y alegre. Aunque la mascarilla ha escondido su sonrisa, su mirada expresaba felicidad. 

Melania Trump y Jill Biden, en un fotomontaje de JALEOS.

Lo que más resalta de sus apuestas estilísticas es que tienen un poco de su esencia y de su historia. Jill Biden es profesora de inglés y a lo largo de su trayectoria ha trabajado en diferentes escuelas. Incluso, hasta antes de la recta final de la campaña electoral siguió trabajando. Melania Trump, por su parte, originaria de la antigua Yugoslavia, es exmodelo. Comenzó su carrera con apenas 16 años y fue portada de algunas revistas. Su pasión por la moda, incluso, la unió a Donald Trump. En 2010, ya siendo su mujer, creó su propia línea de joyerías. Además, comercializó una colección de cuidado de la piel.

Melania y Donald Trump se conocieron en 1998, en una fiesta celebrada durante la Semana de la Moda de Nueva York. Entonces el magnate tenía cuatro hijos, un divorcio y estaba casado con su segunda mujer, Marla Maples (57). Tiempo después comenzaron su romance y, aunque tuvieron algunas rupturas, se comprometieron en la Semana de la Moda de 2004. Finalmente, se dieron el 'sí, quiero' en 2005 y un año más tarde nació su único hijo en común, Barron William (14). Más allá de estos detalles es muy poco lo que se conoce de la vida privada de la exmodelo. Siempre se ha caracterizado por ser discreta y reservada. 

Jill Biden también es madre. De su matrimonio con Joe Biden, nació su única hija, Ashley (39), en 1981. Entonces, el demócrata ya tenía experiencia en la paternidad. Con su primera mujer, Neilia, tuvo tres hijos -dos de ellos, fallecidos-. La profesora, originaria de New Jersey, también había estado casada por poco más de cinco años con Bill Stevenson.

[Más información: Melania Trump se viste de Gucci, Louboutin y Hermès en una fecha decisiva para la Casa Blanca]