Angelina Jolie (44 años) ha tomado como reto personal visibilizar la lucha contra el cáncer y ayudar a que otras mujeres puedan seguir una serie de pautas para prevenir esta enfermedad. Esta semana, la actriz ha escrito un ensayo donde ha relatado cómo ha sido su batalla contra este mal y ha reflexionado sobre cómo ha afectado a su familia. 

Noticias relacionadas

En concreto, la intérprete ha explicado en un ensayo publicado en Time como vivió la muerte de su madre, Marcheline Bertrand, que falleció a los 56 años tras una larga lucha contra un cáncer de ovario.

Angelina Jolie ha explicado que ha tomado decisiones para poder estar más tiempo con su familia.

"Recuerdo que una vez sostenía la mano de mi madre, mientras recibía quimioterapia, cuando comenzó a ponerse morada y tuve que correr para buscar a la enfermera", ha asegurado. "Ahora hay nuevas formas de identificar qué medicamento de quimioterapia es mejor para cada paciente, lo que resulta en menos efectos secundarios horribles. Menos. A menudo todavía es tan duro para el cuerpo".

"He vivido más de una década sin una madre", ha escrito. "Conoció solo a algunos de sus nietos y a menudo estaba demasiado enferma para jugar con ellos. Ahora es difícil para mí considerar algo en esta vida divinamente guiada cuando pienso en cuánto se habrían beneficiado sus vidas del tiempo con ella y la protección de su amor y gracia". 

Angelina Jolie

"Mientras estaba de pie en el pasillo del hospital esperando que el cuerpo de mi madre fuera recogido y llevado para ser incinerado, su médico me dijo que le había prometido a mi madre que se aseguraría de que me informaran sobre mis opciones médicas".

Jolie ha asegurado que entonces empezó a investigar sobre el cáncer, hasta tomar la decisión en 2013 de someterse una doble mastectomía preventiva tras descubrir que tenía un gen BRCA1 defectuoso, responsable del desarrollo de cáncer de mama y ovario. "La prueba llegó demasiado tarde para las otras mujeres de mi familia", ha afirmado.

Dos años después, en un control médico rutinario le detectaron que empezaba a padecer signos tempranos de cáncer de ovario, y la actriz decidió solucionar el problema de raíz y someterse a una doble ovariectomía preventiva.

"A menudo me preguntan cómo me han afectado mis decisiones médicas y el hecho de hacerlas públicas. Simplemente siento que tomé decisiones para poder aumentar las posibilidades de estar aquí para ver a mis hijos convertirse en adultos y conocer a mis nietos", ha explicado. 

Jolie ha explicado que todavía queda mucho trabajo en la lucha contra el cáncer.

"Lo que he llegado a comprender, cómo he reflexionado sobre mis propias experiencias y las de otros que he conocido, es que, si bien debemos seguir presionando para avanzar, la atención no se trata solo de tratamientos médicos", ha añadido. "También se trata de la seguridad, la dignidad y el apoyo brindado a las mujeres, ya sea que estén luchando contra el cáncer o tratando de manejar otras situaciones estresantes. Y con demasiada frecuencia, no se les da la suficiente ayuda".

Con respecto a su propia salud, Jolie ha asegurado que tiene "un parche para las hormonas" y que se somete a "chequeos regulares". Además, ha explicado que estas duras experiencias han hecho que se sienta "más conectada con otras mujeres" y la han llevado a tener a menudo "conversaciones profundamente personales con extraños sobre la salud y la familia".

[Más información: Desvelan que Jennifer Aniston lloró cuando se enteró del embarazo de Angelina Jolie]