La cantante Mel B (43 años) está viviendo un infierno personal por culpa de sus adicciones. "Los últimos meses han sido increíblemente difíciles para mí", confesaba en el periódico británico The Sun. La ex Spice Girl ha confesado que este próximo mes de septiembre ingresará en una clínica de rehabilitación para hacer frente a su adicción a las drogas y al sexo. 

Noticias relacionadas

"Estoy siendo muy honesta acerca de beber para adormecer mi dolor, pero esa es solo una forma en que mucha gente enmascara lo que realmente está sucediendo", declara la cantante. 

Mel B y Stephen Belafonte en una imagen de archivo. Gtres.

La británica ha tomado la decisión de empezar una terapia que pueda acabar con sus problemas y poder continuar con una vida familiar normal junto a sus hijas. Según contó la propia Mel B, su expareja, el productor Stephen Belafonte (42), le obligaba a mantener relaciones sexuales con otros hombres. Información que él ha negado en el proceso judicial en el que están inmersos. 

Ha sido precisamente esa batalla judicial uno de los motivos por los que la cantante vive su peor momento. La justicia ha fallado a favor del productor de cine que tendrá que recibir una indemnización de 350.000 dólares de parte de Mel B además de la pensión mensual de 5.000 dólares para pagar la manutención de su hija. 

Además de los problemas con las drogas y la adicción al sexo, la cantante inglesa ha reconocido sufrir un trastorno por estrés postraumático, causada por la relación que mantenía con Belafonte. "Ha sido increíblemente traumático revivir una relación emocionalmente abusiva", revelaba. 

La cantante que ahora se encuentra en un buen momento profesional al formar parte del jurado de la versión americana de Got Talent, planea escribir un libro de memorias en el que relatar todas sus vivencias positivas y negativas, así como hablar de la relación con su expareja. 

[Más información: Mel B demanda a su ex por mostrar vídeos de hombres decapitados a sus hijas]