Katy Perry (33 años) ha sorprendido a sus seguidores tras desvelar que el año pasado sufrió tal depresión que incluso llegó a pensar en suicidarse. Así lo ha desvelado la artista mundialmente conocida a una entrevista concedida en Vogue Australia

Noticias relacionadas

Al parecer, la cantante entró en este proceso depresivo tras ver la mala acogida que había tenido su último disco Witness, una mala noticia que la llevó a tener muchos pensamientos y comportamientos autodestructivos. 

Katy Perry en la portada de 'Vogue Australia'.

No solo fue la poca acogida del disco, sino las miles de críticas y comentarios negativos que recibió el año pasado: "Sin saberlo le di demasiada importancia a la reacción del público y el público no reaccionó de la manera que esperaba lo que me rompió el corazón".

La depresión fue creciendo hasta tal punto que llegó a pensar en tomar una decisión drástica: "Escribí una canción sobre suicidio. Estoy avergonzada de tener esos pensamientos", expresó Katy Perry. 

La cantante no quiso dejarse vencer por este proceso de depresión y decidió aprender de este episodio: "La música es mi primer amor y creo que fue el universo el que dijo: 'Bien, hablas por todo este lenguaje sobre el amor propio y la autenticidad, pero vamos a someterte a otra prueba y quitarte cualquier tipo de apoyo. Así comprobarás cuando te quieres a ti misma de verdad'". 

El pasado mes de enero decidió asistir a un programa de una semana en el Intituto Hoffman, un retiro de crecimiento personal y meditación en California que ayuda a los pacientes a identificar el origen conductas negativas y les ayudan a dejarlas atrás. Un descanso que le sirvió para reiniciarse: "Creo que todos somos computadoras y en ocasiones adoptamos estos virus que empiezan a desarrollarse en nuestro comportamiento y en nuestras relaciones", confesaba. 

Parte de esta recuperación se basa en que Katy Perry se apoyó en un plano más trascendental: "Esa quiebra, más el hecho de que me abrí a un poder superior y mayor y me reconecté con la divinidad, me dio una plenitud que nunca tuve. Me dio una nueva base. No es solo una base material: es una alma de fundación", comentaba la artista a la revista. 

Esta idea tuvo más peso en abril de este año, cuando la Katy y su novio pudieron conocer al Papa dentro de una conferencia Unite to Cure en Ciudad del Vaticano. Una reunión en la que la estrella del pop relató sus alabanzas sobre la terapia de la meditación que la "ayudó mucho con la ansiedad". 

[Más información: Los errores y los aciertos en la alfombra roja del MET]