La tensión persiste entre los miembros de la familia real británica. En especial, entre el heredero al trono, Carlos (72 años) y Harry (36). Padre e hijo llevarían sin intercambiar palabra, de manera oficial, más de un año y medio. En concreto, desde que los duques de Sussex emitieran el comunicado anunciando sus planes de abandonar sus cargos como miembros de la realeza y su deseo de trasladarse a Estados Unidos junto a su hijo Archie (2).

Noticias relacionadas

Sin embargo, tras el nacimiento de la hija pequeña de la pareja, Lilibet, Meghan Markle (38) y el nieto de Isabel II (95) estarían intentando retomar el contacto con algunos miembros de la realeza, incluido el príncipe de Inglaterra. Un acercamiento que no estaría siendo recíproco.

El príncipe Carlos se mantiene firme, no quiere hablar con Harry. Gtres

De hecho, más allá de la felicitación pública del futuro heredero de la corona hacia la pareja, por el nacimiento de su quinta nieta; no habría habido ningún intercambio o interés por arreglar la relación entre ellos hasta la fecha. 

Más allá del nacimiento de su hija, la inclinación de Harry por arreglar y retomar el lazo afectivo entre ambos recaería en su inminente viaje a Inglaterra, con motivo de la inauguración de la estatua de Lady Di, en homenaje a su madre, junto a su hermano Guillermo (38). Un desplazamiento, situado en los jardines del Palacio de Kensington, en el que estaría intentando que no se produjera la misma tensión que la establecida en el funeral de su abuelo, Felipe de Edimburgo, donde apenas intercambiaron palabras o miradas el pasado mes de abril. Una escasa interración que, también, mantuvo con su hermano mayor, Guillermo. 

El motivo de esta falta de apoyo o de interés por parte de Carlos podría estar relacionada con las declaraciones críticas hacia la corona que su hijo realizó en su comentada entrevista con Oprah Winfrey (67) y, también, en el podcast de Dax Shepard (46). Espacios donde el duque de Sussex también habló de la inexistente relación actual que existía entre ambos, relatando que su padre había dejado de atender sus llamadas antes de abandonar Inglaterra. 

Desde su marcha, los duques de Sussex apenas han intercambiado palabras con la familia real como antaño. Gtres

Una desidia que promovió, según afirmaba en la propia entrevista, abandonar su interés en retomar un vínculo cordial entre ellos. Comentarios que, según el círculo cercano de amigos del príncipe, devastaron e hirieron a Carlos; promoviendo que, en la actualidad, persista esa falta de relación. 

Pese a sus intentos y la preocupación de los duques de Sussex por la falta de contacto producida, Harry y Meghan han decidido centrar la atención en sus dos hijos y en construir su nuevo hogar en California. Aplazando, nuevamente, retomar y crear nuevos lazos emocionales con el príncipe Carlos. 

[Más información: Meghan y Harry no le consultaron a Isabel II el nombre de su hija: la última polémica que se da en Buckingham]