Nos hemos ido de excursión a Cáceres, cosa que siempre es agradable. Los Reyes han presidido allí la apertura del Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear. Salir de Madrid siempre está bien y más para Letizia (48 años), que es su primer viaje fuera de la capital del 2021. Por lo menos público.

Noticias relacionadas

Como ya sabéis estamos en modo Covid-19 en cuanto al armario de la Reina se refiere. Se ha decidido que no va a estrenar looks nuevos porque vivimos un momento en el que hay que ser austero y no hacer nada de glamour en las salidas públicas de Su Majestad. Bueno, aunque es algo que nos aburre soberanamente, lo hemos llegado a aceptar. Pero aquí nuestra pregunta: ¿Solo afecta a las prendas repetidas?

Letizia ha lucido un traje de tweed blanco, hecho a la medida por Felipe Varela. Gtres

Lo comentamos porque el precio del outfit de la esposa de Felipe VI (53) hoy en Extremadura es superior a los sueldos mensuales de muchos españoles. Letizia ha elegido un bolso de Nina Ricci que cuesta más de 1.000 euros y unos salones de Manolo Blanhik que deben estar al mismo nivel de precio. ¿Tiene sentido?

Pero sin entrar en si es absurdo o no esta norma de austeridad impuesta por ella misma para su vestuario, la Reina iba hoy correcta, con el acto y con el clima, y elegante. A nadie le queda mejor que a ella un traje de chaqueta y falda como el que ha llevado.

La Reina ha combinado su traje blancos con unos salones de Manolo Blahnik y bolso de Nina Ricci. Gtres

El traje, realizado en tweed blanco, es un encargo a medida hecho por Felipe Varela. Ya tiene varios años, pero es cierto que le queda como un guante. Lo ha llevado en muchas ocasiones y siempre con el mismo resultado: corrección absoluta.

El bolso es lo más bonito del look de hoy. Se trata de un modelo de la firma Nina Ricci, el llamado Marché, con cadera dorada y print animal. La primera vez que se lo vimos fue en Polonia, en 2020, antes de que nos confinaran. En concreto, en el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz. Los salones de Manolo Blahnik, ideales y carísimos, están realizados en piel de serpiente a juego con el bolso.

En cuanto a las joyas, la Reina ha apostado por sus pendientes de oro amarillo y el anillo de Karen Hallam. Gtres

En cuanto a las joyas, otra vez lo mismo. La Reina ha elegido sus pendientes de oro amarillo inspirados en las cañas de bambú, que son tan pequeños que casi no se ven, y el anillo de Karen Hallam.

[Más información: Letizia desempolva su vestido confeti de Massimo Dutti para dos audiencias en palacio]