Los duques de Cambridge han hecho frente este fin de semana a uno de sus momentos más tristes. La pareja ha dicho adiós al que ha sido durante casi una década un miembro más en su familia: su perro Lupo. "Ha estado en el corazón de nuestra familia durante los últimos nueve años y le echaremos mucho de menos", han escrito desde sus redes sociales.

Noticias relacionadas

Este sentido mensaje ha ido acompañado de una tierna imagen del propio Lupo, un coker spanier de color negro que el matrimonio ha cuidado desde el año 2011. Inmediatamente después de que las cuentas oficiales de los duques de Cambridge publicasen la triste noticia, cientos de personas dieron sus condolencias a la familia. Una reacción cargada de emotividad, puesto que la mascota del heredero al trono británico ha aparecido fotografiado junto a él y su familia en multitud de ocasiones.

Lupo fue uno más a la hora de protagonizar estampas familiares en la casa de los Cambridge, y compartió plano con los tres hijos del matrimonio, George (7 años), Charlotte (5) y Louise (2), que lo convirtieron en su mejor compañero de juegos. De hecho, el animal está en casa de Guillermo y Kate antes de que los pequeños llegaran al mundo, y es que Lupo fue uno de los regalos de boda que la pareja recibió proveniente de una camada de uno de los perros de la familia Middleton. Un dato que refleja que para la pareja esta mascota tenía un significado muy especial.

Varios tabloides británicos aseguran que la presencia de Lupo en la casa de los duques de Cambridge era tan importante que fue él quién determinó la elección del nombre del pequeño George. La pareja estaba indecisa a la hora de la elección, razón por el que decidieron esparcir varios papeles en el suelo que llevaban escritas las diferentes opciones que barajaban a la espera de que el perro cogiera el que finalmente llevaría su primer hijo. 

Tras ser padres por primera vez, el propio príncipe Guillermo (37) aseguró a la prensa el buen comportamiento que estaba teniendo la mascota ante la llegada del bebé. Palabras que reflejan la importancia del animal en la familia. "Lo está haciendo bien. Mucha gente que tiene perros sabe que para traer un recién nacido se necesita un poco de tiempo para adaptarse. Hasta ahora ha estado bien, ha estado babeando por la casa, así que está completamente feliz", confesó el primogénito del príncipe Carlos (72) en el año 2013. 

Los diarios de Reino Unido aseguran que fue la propia Kate (38) quién eligió el nombre de su mascota en honor a su bisabuela paterna, que tenía como nombre Olive Christina Lupton. Un homenaje canino con el que mantener aún más viva la memoria de la fallecida.

Imagen de George en su tercer cumpleaños con Lupo. Palacio de Kensington

Las palabras del hermano de Kate

Jame William Middleton (33) ha querido también rendir homenaje a la mascota de su hermana a través de las redes sociales. De esta forma, ha demostrado el cariño que siente la familia de la duquesa por los animales. "Lupo era el hijo de Ella, hermano de Zulu, Inka & Luna. Tenía 9 años", ha escrito en su perfil de Instagram, en el que ha subido varias imágenes del fallecido animal. 

"Nada puede prepararte para la pérdida de un perro. Para aquellos que nunca han tenido un perro, puede ser difícil comprender la pérdida. Sin embargo, para aquellos que han amado a uno, saben la verdad: un perro no es solo una mascota; es un miembro de la familia, un mejor amigo, un compañero fiel, un maestro y un terapeuta", escribía el joven, reflejando así la gran pena que siente su hermana y su familia por la desaparición de Lupo. 

James Middleton ha comentado en sus redes sociales que en señal de homenaje, encendió una vela y fue a pasear a Ella, madre de Lupo. Un emotivo momento para despedir al que fue durante casi una década un miembro más en la casa de los duques de Cambridge.

[Más información: Las tiernas fotografías del príncipe George de Inglaterra con motivo de su séptimo cumpleaños]