El príncipe Harry de Inglaterra (35 años) y su esposa, Meghan Markle (36), no han conseguido, por el momento, el anonimato deseado y por el que abandonaron voluntariamente la primera línea de la Familia Real británica el pasado mes de enero. Este miércoles día 2 de septiembre vuelven a ser noticia y es que, tras emitir un comunicado, se ha conocido que los duques de Sussex han firmado un contrato de varios años con la plataforma internacional Netflix para ejercer de productores.

Noticias relacionadas

Tan solo siete meses después de dejar ser miembros senior de Corona inglesa, el matrimonio ha encontrado, aparentemente, un gran proyecto laboral donde volcar sus energías y toda su creatividad: serán productores de Hollywood. 

La pareja, además, ha fundado una productora que aún no ha sido bautizada con ningún nombre con la que hará estos documentales, docuseries, largometrajes, programas de televisión y sobre todo, programación infantil. "Nuestro enfoque ahora mismo está en la creación de contenido que informe, pero también que dé esperanza", comienza el comunicado de los Sussex.

Harry y Meghan Markle, en su último acto antes de abandonar la monarquía británica. Gtres

Y prosigue: "Como recién estrenados padres, también es importante para nosotros crear una programación familiar inspiradora". Meghan y Harry, que trajeron al mundo a su primer hijo, Archie Harrison Mountbatten-Windor, en mayo de 2019, agregaron en la nota que "el alcance sin precedentes de Netflix nos ayudará a compartir contenido de impacto que desate la acción". Y es cierto, pues tan solo Netflix ya cuenta con más de 193 millones de suscriptores en todo el mundo.

Para aquellos curiosos que sospechen e incluso esperen la aparición del matrimonio ante las cámaras, cabe destacar que puede que así sea, aunque también han dejado claro que su intención es no actuar. Rachel Meghan Markle, antes de ser la novia y posterior esposa del hijo del príncipe Carlos de Inglaterra (71) era una actriz, famosa, sobre todo, por su papel en la serie Suits.

La reina de Inglaterra, Meghan Markle y los príncipes Harry y William.

Fuentes de Netflix consultadas por The New York Times, el diario a través del cual se ha divulgado este comunicado informativo, declaran que no está claro cuánto dinero pagarán a los duques de Sussex dada su falta de experiencia en el universo de la producción.  

"Estamos increíblemente orgullosos de los duques de Sussex hayan elegido Netflix como su hogar creativo y estamos entusiasmados de contar historias con ellos que puedan ayudar a desarrollar la resiliencia y aumentar la comprensión de lo públicos en todas partes del mundo", ha declarado Ted Sarandos, codirector ejecutivo y director de contenido de Netflix.

La productora de Meghan Markle y el príncipe Harry operará de manera independiente de su fundación benéfica a la que pusieron de nombre Archewell como guiño íntimo a su pequeño retoño -arché en griego también significa fuente de acción-. Tras su marcha del palacio de Buckingham y su mudanza a Estados Unidos, la pareja cerró su comunidad filantrópica anterior, SussexRoyal Foundation, pues dejaron de usar el término "royal" -"real"- para actividades comerciales o caritativas.

La nueva vida de los Sussex

La fastuosa nueva mansión de Harry y Meghan en Montecito, Los Ángeles.

Tras llevar más de cuatro meses viviendo en la mansión del actor, Tyler Perry (50), el príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle decidieron recientemente abandonar este hogar temporal en Los Ángeles y trasladarse a su nueva mansión situada en Santa Bárbara.

Una vivienda que les ha costado más de 16,5 millones de euros. Gasto que se suma a la facturas que aún tienen pendientes por las reformas realizadas en Frogmore Cottage, su impresionante mansión de Reino Unido, cuyas obras fueron pagadas con dinero público que prometieron devolver. 

Si bien la pareja decidió mudarse para conseguir algo de privacidad e intimidad y poder criar a su hijo en un entorno exento de paparazzi, la realidad es que están logrando todo lo contrario. Sus famosos y millonarios vecinos empiezan a estar hartos de la presencia de los medios de comunicación, los turistas e incluso varios helicópteros al día buscando captar la imagen de Harry y Meghan en su nuevo hogar, su nueva urbanización y su nuevo barrio: Montecito. 

[Más información: Harry y Meghan, repudiados por sus vecinos millonarios: nueva polémica de los duques de Sussex]