El príncipe Joaquín de Dinamarca (51 años), hijo menor de la reina Margarita (80), evoluciona bien tras ser operado hace cuatro días de un coágulo cerebral y los médicos no creen que vaya a sufrir daños permanentes, según ha informado este martes la Casa Real danesa.

Noticias relacionadas

"Tras ser ingresado y tratado en cuidados intensivos los últimos días, la opinión de los médicos es ahora que el príncipe Joaquín no tendrá consecuencias físicas u otros daños a causa del coágulo", consta en el comunicado.

El trombo se produjo debido a la "disección repentina de una arteria", por lo que el riesgo de recaída es "muy pequeño" una vez que esta haya curado, según el último parte de los médicos del Hospital Universitario de Toulouse (Francia), donde fue operado y está ingresado.

Se espera que el príncipe Joaquín, de 51 años, sea trasladado a planta "pronto", tal y como ha señalado la Casa Real, que ha pedido "tranquilidad y respeto" a los medios de comunicación y ha aprovechado las muestras de cariño y apoyo.

Joaquín de Dinamarca se mudó el año pasado a Francia con su actual esposa, la princesa Marie, y sus dos hijos (tiene otros dos más de un anterior matrimonio), para ampliar sus estudios en una academia militar.

El hijo menor de la reina Margarita, sexto en la línea de sucesión al trono, fue nombrado a principios de año agregado militar de la Embajada danesa en París, un puesto que debía asumir el próximo 1 de septiembre.

La noticia sobre la intervención del príncipe veía la luz este domingo, cuando la Casa Real danesa emitía un comunicado para informar de que "el príncipe fue operado de urgencia después de que se le detectara un coágulo en el cerebro y la operación ha resultado satisfactoria". En las mismas líneas, el documento añadía que en el momento de la comunicación el hermano de Federico de Dinamarca (52) se encontraba "estable" tras una operación complicada.

Joaquín de Dinamarca se encontraba de vacaciones con sus cuatro hijos en el fabuloso château francés al que acostumbran a regresar cada verano, el castillo de Cayx, propiedad de la Familia Real danesa.

El motivo de esta reunión había sido el 18 cumpleaños de Félix de Dinamarca. En dicha cita también se encontraba la princesa Marie, quien no se ha separado de su esposo desde que ocurriera este percance que le llevaba a ser ingresado de urgencia.

La familia viajó a Francia para disfrutar de unos días de descanso y desconexión bajo el Sol en un paisaje envidiable. El castillo fue una propiedad comprada por la Reina y su marido, el fallecido príncipe Henrik, en 1974. Posee cerca de 21 hectáreas de viñedos, vegetación y zonas para el relax que se han visto empañadas por este susto del que poco a poco se recupera Joaquín de Dinamarca gracias al apoyo de toda su familia.

[Más información: Joaquín de Dinamarca, operado de urgencia tras detectarle un coágulo en el cerebro]