El príncipe Andrés (60 años) está "desconcertado" ante las afirmaciones de la fiscalía de Nueva York, según las cuales se le agradecería su declaración en el caso de tráfico sexual en el que estaba acusado su amigo, el multimillonario Jefrrey Epstein, según han revelado fuentes cercanas al hijo de la reina Isabel II (94). De acuerdo con estas fuentes, citadas por los medios locales, "el equipo del duque de York sigue desconcertado dado que se ha comunicado dos veces con el departamento de Justicia (DOJ) en el último mes y hasta la fecha no ha obtenido respuesta".

Noticias relacionadas

Tras producirse este pasado jueves la detención de la socialité británica Ghislaine Maxwell (58) por, presuntamente, "ayudar" al fallecido Epstein a "explotar y abusar sexualmente de múltiples" niñas entre 1994 y 1997, la fiscal en funciones del Distrito de Nueva York, Audrey Strauss, ha afirmado que sería de gran utilidad contar con el testimonio del príncipe Andrés, amigo cercano de la detenida.

Strauss ha aseverado que "las puertas siguen abiertas" y que estaría encantada de "escuchar las declaraciones" del duque de York, una de las figuras de la alta sociedad que Maxwell supuestamente presentó a Epstein. La abogada estadounidense Gloria Allred, que representa a algunas de las presuntas víctimas de Epstein, ha afirmado, por su parte, que el príncipe Andrés está "evitando y evadiendo" a las autoridades de Estados Unidos al no proporcionar una declaración después del encausamiento de Maxwell.

El príncipe Andrés en una imagen de archivo. Gtres

"La pregunta es, príncipe Andrés, ¿cuándo va a contar todo lo que sabe? Debe hacerlo, necesita hacerlo sin demora. Es muy traumático y difícil para las víctimas no saber la verdad y este es un tipo de test de tortura a la que el príncipe Andrés está sometiendo a las víctimas sobre como ¿hará o no dará una declaración, si lo hará, cuándo? Simplemente no es justo", manifestó Allred a la cadena británica ITV.

En una entrevista concedida a la BBC en noviembre del año pasado, el príncipe Andrés negó "categóricamente" las acusaciones de la estadounidense Virginia Giuffre, que sostiene que fue coaccionada por Epstein para mantener relaciones sexuales con el miembro de la realeza británica cuando ella tenía 17 años. Tras el revuelo que causó esta entrevista, el duque de York anunció que abandonaba la vida pública, aunque siempre ha mantenido que nunca "vio o sospechó" nada de las actividades delictivas del magnate estadounidense, quien fue acusado de tráfico sexual de menores y apareció ahorcado en su celda en agosto de 2019.

Hasta ahora, el príncipe, tercer hijo de la Reina, no ha prestado declaración a los investigadores de Nueva York, si bien admitió haberse hospedado varias veces en las residencia del empresario, pero que nunca percibió un comportamiento inapropiado por parte de Epstein. Pese a todo, el príncipe ya ha expresado que está dispuesto a responder ante las autoridades pertinentes sobre el tráfico de menores que supuestamente organizaba Epstein, pero el fiscal estadounidense Geoffrey Berman acusó en marzo al duque de York de no colaborar con la investigación. 

"Al contrario de la declaración pública del Príncipe Andrew de cooperar con nuestra investigación, una oferta que se transmitió mediante un comunicado de prensa, el príncipe Andrés ahora ha cerrado completamente la puerta a la cooperación voluntaria", comentaba, asegurando entonces que se estudiaban las opciones legales para tomar declaración al hijo de la Reina.

[Más información: El príncipe Andrés, relacionado con un nuevo escándalo sexual]