La figura de Jeffrey Epstein, uno de los explotadores sexuales y uno de los criminales más peligrosos y perversos de la era contemporánea, ha vuelto a la primera línea de la actualidad informativa post mortem por el estreno de Filthy rich, un documental de Netflix que gira en torno a su vida, obra y milagros.

Noticias relacionadas

A lo largo de cuatro espeluznantes episodios se desvela la verdadera historia del multimillonario financiero que fue condenado a prisión -y hallado muerto en su celda en agosto del año pasado tras presuntamente haberse suicidado- por encabezar durante décadas una red de prostitución de menores.

Un entramado piramidal de pedofilia del que su entonces pareja, Ghislaine Maxwell, fue su cómplice y cuyo único objetivo era abusar sexualmente de niñas a las que engañaba prometiéndoles una vida de ensueño o 200 dólares por un masaje que acababa tornándose en una violación. 

1. Su fortuna

Jeffrey Epstein. Gtres

Nuevo rico y hecho a sí mismo a base de mentiras, argucias y delitos no solo sexuales sino también económicos, el magnate logró moverse por las élites del mundo -desde el expresidente americano Bill Clinton (73) hasta Donald Trump (73) pasando por el príncipe Andrés de York (60)- como si se hubiera criado en ellas. Jeffrey Epstein consiguió amasar una ingente fortuna valorada en casi 600 millones de dólares -unos 520 millones de euros-, manchada por la corrupción y el proxenetismo.

Jeffrey Epstein, muy celoso de su vida privada y que rehuía de los medios de comunicación quizá por miedo a que viera la luz todo lo que vino después, nunca estuvo casado ni tuvo hijos reconocidos. En su testamento, firmado tan solo dos días antes de su suicidio, nombraba a cuatro personas: Richard Kahn y el famoso abogado Darren Indyke como albaceas; un sustituto para ellos dos llamado Boris Nikolic -ya ha declarado públicamente que se desvincula de todo este asunto- y a su hermano, Mark Epstein, al que reconoce como familia directa. No obstante, ninguno fue designado como heredero. Epstein legó su dinero y sus propiedades en favor de un fideicomiso llamado Trust 1953 -su año de nacimiento-.

Finalmente, hace apenas una semana se ha podido saber que los casi 600 millones de su herencia irán directos a un fondo de compensación para sus víctimas. Ese acuerdo, como no podía ser de otra manera, viene con letra pequeña. A cambio de recibir parte de ese dinero, se quiere obligar al incalculable grupo de mujeres a retirar todos los cargos contra los socios de Epstein en la trama de la trata de menores. Entre ellos a su entonces pareja, Maxwell, que hoy se encuentra en paradero desconocido. 

2. Sus propiedades

- La mansión de Nueva York

La mansión de Jeffrey Epstein en Nueva York. Gtres

Si alguien se da un paseo por el exclusivo y elitista Upper East Side de Manhattan -el espectacular bloque de las cuatro avenidas más elitistas de la Gran Manzana- y llega al número 9 de la calle 71, en la fachada de un impresionante edificio neoclásico francés podrá leer las iniciales J.E. Se trata de la mansión de Epstein, según los expertos, la casa más grande y más cara de todo Nueva York.

Siete pisos, 4,5 metros de altura y un lugar en el que hoy se intentan eliminar las huellas de los delitos que se cometieron dentro de aquellos muros. El portalón de madera aún conserva las marcas del día que la forzó para investigar qué había dentro. Esta mansión de los horrores está valorada hoy en 77 millones de dólares, unos 86,2 millones de euros. 

- La casa de Palm Beach

La mansión de Palm Beach de Jeffrey Epstein. Netflix

La casa ubicada en Palm Beach -Florida- donde tuvieron lugar la mayoría de actos sexuales fue adquirida por Epstein en 1990 y por ella pagó 2,5 millones de dólares. Con varias alturas, un jardín enorme, piscina, escaleras de caracol y una decoración propia de la época, en la actualidad, la finca podría costar entre 15 y 20 millones de dólares, unos 18 millones de euros. 

- El apartamento de París

Edificio donde Epstein tenía su apartamento de París. Netflix

El patrimonio inmobiliario de Epstein también se extendía a Europa. Otra de sus propiedades estaba en París. En concreto, el millonario poseía un espectacular apartamento valorado en 9 millones de euros en Avenue Foch.

Se trata de una calle situada en el XVI distrito de la ciudad. Concluye en la puerta Dauphine y es una de las doce avenidas que salen de la Plaza de la Estrella, coronada por el Arco del Triunfo. Con 120 metros, es la avenida más ancha de la capital. 

- El rancho de Nuevo México

Rancho de Nuevo México de Epstein. Netflix

Valorado en más de 18 millones de euros, el rancho llamado Zorro Rancho de Nuevo México cubre miles de hectáreas incluyendo una casa gigante en el centro de la propiedad. Por sus imágenes aéreas se desvela que el rancho tiene un hangar de aviones y una pista de aterrizaje. Más cerca de la casa, hay diferentes zonas con casas más pequeñas independientes y establos para los caballos.

3. Su flota aérea

Los aviones de Jeffrey Epstein.

Jeffrey Epstein era dueño de un helicóptero y dos aviones privados. Uno de esos jets era un avión Boeing 727-31H, conocido popularmente como el Lolita Express y que aterrizó hasta cuatro veces en España. Ibiza, Palma de Mallorca, Granada, Bilbao e incluso el de Morón de la Frontera, en Sevilla, que forma parte de la base de Estados Unidos en España y que, en principio, tiene un uso exclusivamente militar.

4. Sus islas privadas

Una de las islas privadas de Jeffrey Epstein. Netflix

En 1998, Jeffrey Epstein compró Little St. James, una isla privada de 29 hectáreas de extensión ubicada en las Islas Vírgenes de Estados Unidos. El precio en aquel entonces fueron algo más de 8 millones de dólares. En 2016 compró otra propiedad parecida, una nueva isla, esta vez llamada Great St. James, por 18 millones. Ambas eran conocidas por los lugareños de Vírgenes como 'Las islas de las orgías'. 

[Más información: Un documental desvela las supuestas orgías de Andrés de Inglaterra y Jeffrey Epstein con chicas jóvenes]